Si hay un elemento positivo y destacable que Instagram ha tenido en el mundo, es el aumento de las manifestaciones en lo que a positividad corporal se refiere. La aplicación para compartir fotos, que se ha convertido en una de las más influyentes del planeta, ha dado a luz a una ola de ‘influencers’ que defienden una visión positiva del cuerpo y que enseñan a sus seguidores a amarse a sí mismos y a abrazar sus «defectos».

Este auge de ‘nuevos y nuevas gurús de belleza positiva’ han acabado con los arcaicos ideales de belleza occidentales a los que estamos acostumbradxs. Si bien todavía queda mucho trabajo por hacer, mujeres como Mary Jelkovsky están haciendo todo lo posible para que esta gran iniciativa no decaiga bajo ningún concepto.

La protagonista de nuestra historia de hoy es una ex entrenadora personal de 20 años que llevó a su Instagram el debate de la ‘belleza en las piernas’, más concretamente sobre la moda de tener los ‘muslos separados’. Su intención era debatir sobre los límites de la belleza y lo absurdo de este tipo de iniciativas.

Mary publicó recientemente una foto con su «método de dos pasos» para obtener un espacio para los muslos. La imagen es una comparación lado a lado, con dos fotos de ella. El texto en la imagen dice: «Cómo obtener un espacio para los muslos: 1. Separa los muslos. 2. A la mier**. Ámate a ti mismx».

En el pie de foto de la publicación de Instagram, explicó: «Cuando era entrenadora personal y un cliente venía a entrenar conmigo, le preguntaba: ‘¿En qué área deseas trabajar?’ La respuesta se volvió tan predecible y redundante que finalmente dejé de preguntar. ¿Podía adivinar lo que era? Sí, SIEMPRE era barriga o muslos».

«Las mujeres de todos los ámbitos de la vida utilizarían constantemente frases como ‘área problemática’ y ‘mi mayor inseguridad’ para describir sus piernas o sección media (o ambas)», explicaba Mary.

«Fue muy triste escuchar que una madre de 4 niños estaba demasiado avergonzada de su cuerpo para tener relacionescon su esposo o que una chica universitaria no quisiese ir a una fiesta en la piscina hasta que perdió 5 kilos».

A continuación Mary nos explica que ella pasó 7 años de su vida atormentada por esos mismos problemas que ahora critica y contra los cuales lucha. Siguió estrictas dietas y rutinas deportivas con el puro objetivo de estar ‘perfecta’. Quería estar dentro del estándar que se consideraba ‘correcto’ y ello la convirtió en una persona terriblemente infeliz.

Después de pasarse muchísimo tiempo dándole vueltas a esta idea, Mary decidió que se había acabado toda esta farsa y, de repente, vio que lo de tener una separación entre los muslos era una idea absurda que había que sacarse de la cabeza.

Ahora su Instagram se ha convertido en un templo para las personas que quieren ganar seguridad en sí mismas. Es un gran ejemplo de que la belleza no va ligada a un solo tipo de cuerpo, sino a varios y muy diferentes entre ellos.

Si hay una cosa que tiene que ir por delante de todo, es la salud. Antes que tener un agujero por debajo de la vagina, lo primero es tener todas las vitaminas necesarias. Una vida saludable es bella, sea como sea.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta iniciativa? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos.