Sofía Suescun es la ganadora de realities por excelencia. Empezó dándose a conocer junto a su madre en Gran Hermano y, tras ganar el concurso, inició una etapa en Mujeres y Hombres y Viceversa, un programa que le venía como anillo al dedo y en el que estuvo varias semanas hasta salir de la mano de Hugo.

Sofía siempre ha destacado por tener una actitud superficial que hace que muchos no entiendan cómo ha podido ganar todos estos concursos en los que la gente vota quién se queda y quién se va.

La realidad es que, pese a ciertas actitudes que no gustan ni siquiera a sus defensores, Suescun se ha hecho con el corazón del pueblo a base de una sinceridad brutal y siendo siempre ella misma.

Su último logro ha sido ganar el programa Supervivientes. Un programa que, seguramente, muchos conocéis y que consiste en dejar a unos cuantos famosos “abandonados” en una isla y sometiéndoles a ciertas pruebas de resistencia física y psicológica para conseguir comida e inmunidad en las nominaciones.

Pero lo sorprendente no es solo su victoria, sino que, lejos de lo que se esperaba de ella, Sofía ha demostrado ser una persona extremadamente tenaz que nunca se rinde, principalmente porque ha sacado fuerzas de donde las había.

¿A qué nos referimos con ello? Como la mayoría de concursantes, la joven fue adelgazando progresivamente durante su paso por el programa.

Incluso ha dicho, en Sálvame Deluxe, que no ha tenido la regla desde que estuvo en Honduras grabando el programa.

Después de quedarse en unos 53 kilos a base de sol, esfuerzo físico y, sobre todo, hambre, lo más normal del mundo es que empezase a recuperar su peso original desde el momento en que se comiera su primer bocata de tortilla. Y así lo ha comunicado a través de sus stories de Instagram.

Precisamente ha sido esta publicación la que ha desatado una polémica en relación a la superficialidad de Sofía, ya que en la imagen que compartía aparecía en bikini e informaba de que estaba volviendo a ganar peso y, específicamente, mencionaba el efecto rebote de forma despreocupada.

«¿Efecto rebote? Soy una bolita feliz».

 

La foto se ha producido mientras hablaba con Noel, un extronista de Mujeres y Hombres y Viceversa, durante una fiesta veraniega que ha organizado y grabado el programa.

En la imagen, se la ve en una hamaca junto al chico citado y, si nos fijamos bien, se le ve lo que ella considera un pequeño «michelín» a la altura del ombligo, un pliegue que, de hecho, se nos hace a la mayoría de nosotrxs por delgadxs que estemos.

Puede que muchos no vean ningún problema en el comentario de Sofía, pero las redes han reaccionado de forma negativa ante este. Las críticas se han generado a raíz de que a muchas personas les parece injusto que Suescun califique este pliegue como michelín y que se haya referido como “efecto rebote” al simple hecho de que haya ganado un poquito de peso.

Muchos piensan que la joven ha querido optar por una postura moderna y progresista, acorde a lo que se lleva hoy en día en las redes sociales, con una actitud de rebeldía frente a los cánones de belleza cuando, en realidad, siempre ha demostrado ser una persona muy superficial que constantemente comenta el físico de la gente.

A vosotroxs, ¿Qué os parece el comentario de Sofía? ¿Creéis que es para tanto? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque los hemos hecho con mucho cariño). 

Fuentes: huffingtonpost, salseo