Llega el verano y toca ponerse moreno para no parecer un ser de luz cuando paseemos por debajo de sol. Para hacerlo, podemos recurrir a la playa, pero hay gente que, con el método tradicional, termina más roja que morena y, por desgracia, eso ya no sirve ni para animar a la selección.

Si lo que quieres conseguir es un bronceado natural sin recurrir a un salón de belleza, tienes que saber que hay ciertos nutrientes que favorecen el ponerse moreno, pero no solo eso, sino que también ayudan a que la piel se proteja de la radiación solar y a que nuestro moreno dure más.

Obviamente, existen cosméticos que producen esos mismos efectos, pero podemos conseguir esos mismos nutrientes que nos aportan a través de algunos alimentos. De ahí que podemos hacer que la Operación Bikini no se limite solo a hacer que adelgacemos, sino que nos pongamos más negros que el carbón.

A continuación, os explicaremos cuáles son los mejores alimentos para conseguir ese bronceado perfecto:

Betacaroteno

Puede que muchos sepáis que esta provitamina es esencial para conseguir que nuestra piel coja algo de tono, ya que aumenta la producción de melatonina de nuestro cuerpo, cosa que favorece el bronceado de nuestra dermis. La zanahoria es el alimento que más provitamina tiene, pero la mayoría de frutas y verduras con colores vivos nos pueden servir.

Vitamina B

Esta vitamina es clave para que nuestra piel se mantenga elástica, gracias a que ayuda a proteger el colágeno. ¿Dónde podemos encontrarla? Pues, principalmente, en los cereales, sobre todo los integrales, y en sus derivados como, por ejemplo, la pasta.

Antioxidantes

Consideramos como antioxidantes la luteína, el cinc y la vitamina C. Estos podemos encontrarlos en muchos alimentos, pero sobre todo están presentes en verduras y frutas, principalmente las que tienen colores rojizos como las moras, los tomates y las frambuesas. Hay otras verduras que también tienen muchos antioxidantes como, por ejemplo, la zanahoria, el aguacate, la col, el brécol y las frutas cítricas en general.

Por último, destacar que una copa de vino también nos puede venir bien, no solo para el corazón (tal y como dicen), sino para lograr ese moreno deseado.

Puede que muchxs seáis ya morenxs por naturaleza y penséis que estos consejos no os sirven, pero estad atentxs porque ahora os mostraremos varios alimentos que también sirven para protegernos de los efectos perjudiciales que el sol tiene en nuestra piel.

Agua

¿El agua es buena para todo? Pues sí. Obviamente, es necesaria para no deshidratarnos, algo que afecta a todo nuestro cuerpo y, especialmente, a la piel.

Vitamina C

No solo funciona como antioxidante, sino que también son fundamentales para la protección solar y para mantener la piel elástica.

Ácidos grasos

Estos ácidos hacen que nuestro bronceado perdure en el tiempo y los podemos hallar en aceites vegetales, sobre todo el de oliva, pero también podemos recurrir al pescado azul como la sardina o el boquerón para conseguirlos.

El chocolate

No es lo más recomendable, pero si nada de esto funciona siempre puedes embadurnarte en nocilla.

Pese a todo eso, ya podemos hincharnos a tomates y sardinas que, si no tomamos el sol, nunca llegaremos a ponernos morenos, pero lo tenemos que hacer tomando las medidas de precaución necesarias para no favorecer la aparición de un posible cáncer de piel.

¿Cómo? usando las cremas solares adecuadas, evitando las horas en las que el sol evapora hasta el cemento (de 12:00 a 17:00) y, sobre todo, no estar loco y no hacer sesiones de bronceado que duren más de treinta minutos.



¿Os soléis poner morenxs? ¿Cómo lo hacéis? Explicádnos vuestro proceso de chapa y pintura en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, más abajo podéis encontrar otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos. 

Fuentes: comeconsalud, sanitas