Durante el mundial está habiendo muchos partidos que empiezan contenidos y terminan siendo un espectáculo futbolístico donde las dos áreas son atacadas sin piedad. Algo así ha sucedido en el último programa de First Dates en el que ha habido una cita que, aunque parecía no ir por mal camino, ha terminado con un duelo a cuchillo en la sala de entrevistas.

A menudo, First Dates nos enseña la magia del amor y de los primeros pasos de una relación, pero también nos muestra la otra cara de la moneda y nos enseña lo frustrante y desesperante que puede ser una cena cuando, por un motivo u otro, las personas implicadas no están por la labor.

La cita de la que hablamos empezó cuando entró Cornelia, una moldava de 28 años que vive en Valencia y que ya había visitado el programa con anterioridad, pero que desgraciadamente no tuvo una experiencia demasiado positiva. Pero casi siempre hay que darle otra oportunidad al amor, con lo cual Cornelia regresó al programa.

Esta vez su pareja sería Quique, un chico de 30 años. Pero, desde el principio, no demostró demasiado interés hacia su cita y, aunque la cita no fue de las más incómodas de First Dates (cosa bastante difícil porque ha habido algunas que han sido más agresivas que Mourinho recién levantado), sí que hubo bastantes momentos en los que se palpó la tensión.

Como es lógico, cuanto más avanzaba la cena, más crecía esa sensación rara que había en el ambiente y se empezó a vislumbrar que no estaban demasiado contentos el uno con el otro.

Por ejemplo, a ella no le gustó que él viviese con sus padres y le pareció muy raro que nunca hubiese compartido piso con ninguna de sus anteriores parejas, de hecho,  en la entrevista paralela a la cita dijo lo siguiente:

“Eso es un poco rarito, me parece sospechoso…”





Quique también tuvo un par de confesiones que hacer en cuanto a su disponibilidad para el amor: “Estoy muy centrado en el trabajo, los estudios y el deporte”.

Un comentario algo extraño teniendo en cuenta que te estás presentando a un programa de citas. A partir de ahí la cita avanzó a trompicones y, aunque ya no prometía demasiado ni se vislumbraba un futuro para la pareja, ambos mantuvieron la compostura y siguieron con la cena hasta el final demostrando educación (algo que no todos los comensales del restaurante de First Dates tienen).

Pero llegó el momento de la verdad y las cosas se torcieron. Cuando les preguntaron si querían tener una segunda cita, Cornelia dijo que “sí”. Remarcó que habían tenido poco tiempo pero que le había parecido una persona interesante y que, por lo tanto, quería conocerlo más.

Fue entonces cuando se produjo el desastre, ya que Quique dijo que no quería tener una segunda cita: aunque había estado muy a gusto, no se podía permitir tener una relación a distancia.

Cornelia interpretó ese comentario como una mala excusa y le recriminó su actitud poco sincera: “No digas que es por la distancia, di que es porque no te he gustado”.

A partir de ese momento se abrió la veda y tuvieron un duelo de palabras lleno de puñaladas traperas y zascas por doquier.

Los internautas se han mostrado muy dividido en opiniones y algunos apoyan a Quique mientras otros creen que Cornelia tiene razón. En cualquier caso, el resultado ha sido el correcto ya que, obviamente, no estaban destinados a ser pareja.

Vosotrxs ¿Quién creéis que tiene razón? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram. 

Si os ha gustado este artículo, también podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos.

Fuentes: abc, ideal

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥