El mundo del fútbol está completamente conmocionado después de escuchar la noticia con la que nos hemos despertado esta mañana. A primera hora de este miércoles, la Guardia Civil y la Policía nacional revelaban que habían interceptado varias llamadas del expresidente del Barça Sandro Rosell en las que confesaba ‘haberle comprado un hígado ilegal’ a Eric Abidal en el año 2012, cuando a este se le trasplantó el suyo a raíz de un cáncer que sufría.

Estas escuchas telefónicas fueron entregadas a la Jueza de la Audiencia Nacional que, actualmente, está investigando un posible caso de blanqueo de dinero perpetrado por Rosell junto con otros directivos. De confirmarse estos hecho, el expresidente del equipo blaugrana se enfrentaría a una condena por tráfico de órganos.

Según las informaciones, la compra del hígado se habría realizado en el momento en el que el jugador sufría una recaída de su enfermedad, llegando a un estado crítico en el que se encontraba entre la vida y la muerte.

En abril de 2012, el Barça anunció que Abidal se sometería a un trasplante en el Barnaclínic, que corresponde a la rama privada del Hospital Clínic, donde se realizó la intervención con éxito.

Según informó en club en ese momento, la donación provenía de un primo del jugador de nombre Gerard que residía en Francia y del que no se ofreció más información, ya que supuestamente este quería que se preservase su intimidad.

Según estas nuevas revelaciones, la cosa podría haber sido muchísimo más siniestra y el caso ocultaría detrás una sórdida mafia de tráfico ilegal de órganos.





En las conversaciones que se han filtrado, Rosell habla con lo que se presume que son varios colaboradores cuya identidad es desconocida (al menos de forma pública).

De estas conversaciones se desprende también que, por ejemplo, lo del primo de Abidal fue una invención para ‘no causar controversia’ y evitar toda la polémica derivada de anunciar que se había conseguido un hígado en el mercado negro.

La primera conversación ‘pillada’ data del 20 de abril del año pasado según lo que ha revelado de forma exclusiva EL CONFIDENCIAL, el diario digital que ha publicado las conversaciones de las llamadas en formato de imagen y que podéis ver a lo largo de este post.

En las conversaciones también se hace mención al actual presidente del club, Josep Maria Bartomeu.





En las conversaciones, supuestamente el interlocutor afirma que Bartomeu defendía que Abidal era ‘un hijo de p***’ por criticar a Rosell después de que este ‘le hubiese salvado la vida’: «A este tío le compramos un hígado ilegal”.

La Policía Nacional está actualmente investigando este caso y, de confirmarse, parece que van a rodar muchísimas cabezas. Podrían estar implicados muchos grandes nombres de la cúpula azulgrana y se trataría de un escándalo sin precedentes en el mundo del fútbol.

A vosotrxs, ¿qué os parece este caso? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si el artículo os ha resultado interesante, más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, ya que los hemos hecho con muchísimo cariño).