Por roto hay un descosido, por cada Mbappé hay un Willy Caballero, por cada blanco un negro, etc. Si hay alguien capaz de lo mejor, también encontraremos a alguien capaz de hacer un desastre sin igual.

Con lo cual, deducimos que si existe gente capaz de hacer robos espectaculares y burlar a la policía como si fuese una película de Ocean’s Eleven, también deben existir ladrones con muy pocas luces que deberían plantearse hacerse pastores de caracoles porque su futuro en el mundo del hurto no pinta demasiado bien.

Este es el caso del hombre que estudiaremos a continuación, ya que ha destacado por escapar de una tienda de la forma menos práctica posible.

Sucedió en Reino Unido, concretamente en Manchester, cuando un dependiente encerró al ladrón dentro de su establecimiento. Ante este problema, el delincuente tuvo que improvisar una solución y, sin saber si nosotrxs lo hubiésemos hecho mejor, nos vemos obligados a poner en duda las capacidades criminales de este individuo.

Buscando una forma de escapar, el hombre corrió hacia el piso de arriba para romper una ventana. Como podréis comprobar en el vídeo que os mostraremos más adelante, el hombre tarda un buen rato en romper el cristal de arriba…

Parece que está teniendo algún problema con el golpeo, pero, viendo las imágenes, creemos que es muy posible que se hiciese varios cortes durante el proceso.

Finalmente, logró romper la ventana e hizo un poco el Spiderman por la pared, pero, cuando llegó el momento de saltar, lo hizo poniendo una pierna por delante, como quién comprueba si el agua de la piscina está fría. Entonces, decidió dar el paso y saltar, dando paso a una hostia muy severa contra el suelo.

Hay gente que no sabe caer con estilo y luego está este ladrón. Como podréis comprobar en el vídeo, el hombre cae como si fuese un peso muerto, como si se tratase de un muñeco de pruebas.

Todo el suceso fue registrado por Jonathan Lingnum, de 43 años, que presenció el incidente desde el piso de un amigo en la acera opuesta a la de la tienda. Obviamente, en cuestión de horas el clip cómico (o patético, según se mire) circulaba por todo Internet.

“Estaba en el piso de mi amigo cuando vi que había movimientos extraños en la ventana de arriba de la tienda. Entonces me fijé en que había un hombre luchando por salir de ahí. Encendí la cámara y empecé a grabar cómo rompía el cristal y escalaba por la pared hasta que terminó cayendo intentando bajar».

«Las personas que lo conocen me han contado que, debido a la caída, se ha roto un brazo. Me sorprendió lo temerario que era y no podía creerme lo que estaba viendo. El dependiente lo había encerrado en la parte trasera de la tienda para que no escapase y había llamado a la policía que lo arrestó al cabo de un rato”.

Todos estos datos fueron confirmados por el gerente del establecimiento, aunque no pudieron confirmar lo del brazo roto o si había sufrido otras heridas durante su intento de fuga.

En cualquier caso, nos parece que este puede ser un ejemplo perfecto para poner el primer día de clase en la escuela de ladrones. De esa forma, podrán enseñar a los más novatos a no cometer ciertos errores de principiante y, en ocasiones, a aprender a aceptar la derrota.

A continuación, os dejamos el vídeo grabado por este vecino:

¿Qué pensáis de este ladrón? ¿Qué habríais hecho vosotrxs en su lugar? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook e Instagram. 

Si os ha gustado este artículo, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos.