Amaia Romero (Aka Amaia de España) fue la máxima sensación del año pasado en toda la península ibérica. Con su voz y carisma, cautivó a todo el mundo que, al menos por encima, pasase sus ojos por alguna entrega de Operación Triunfo 2017. Ganó el concurso y representó a su país -sin demasiado éxito- en el Festival de Eurovisión de este año… casi nada, ¿no?

Una joven navarra con un futuro más que prometedor que cuenta, además, con la capacidad de generar debate y ‘buenas dosis de realismo’ cada vez que abre la boca. Amaia, de momento, nos ha dado tantas cosas positivas dentro como fuera del escenario.

Eso sí, para el tema que nos ocupa hoy, hay que destacar una cosa: Amaia no se prodiga demasiado en las redes sociales. Abrió su cuenta en Instagram poco antes de entrar en la academia el año pasado y, desde entonces, la ha utilizado en contadas ocasiones, la mayoría para anunciar conciertos o para temas promocionales puntuales.

Aún así, cuenta ya con casi un millón de seguidores a los que les ha regalado alguna de las ‘reivindicaciones’ más jugosas de lo que llevamos de año. Un ejemplo de ello: la foto que publicó en la que mostraba sus axilas sin depilar, lo que causó una fuerte (y absurda) polémica.

¿Por qué os hablamos ahora de todo esto? Pues porque Amaia la ha vuelto ‘a liar’ con su última publicación. La cantante publicaba una fotografía donde se le veía el torso desde las piernas hasta justo por encima de la nariz luciendo un preciosísimo vestido.

Una fotografía que podría catalogarse de ‘tremendamente normal’ si no fuera por una cosa: muchxs de sus seguidorxs han puesto el grito en el cielo al considerar que la cantante estaba ‘demasiado delgada’.

Ella, al parecer, solo pretendía enseñar su vestimenta, pero la atención, como siempre, se ha centrado en otra cosa muy diferente: las alarmas han saltado por lo que se ha considerado una ‘extrema delgadez’.

Algunos de los comentarios que, a día de hoy, pueden leerse en el post son: «¡Has adelgazado mucho! Cuídate… pero no adelgaces demasiado… que es peligroso»«Amaia hija, come algo que te estás quedando en la raspa».

Esto, a pesar de haber generado polémica, no ha sido la opinión general y la mayoría de sus seguidores se han fijado en que la imagen podría no ser lo que parece en un primer momento: «Es por culpa del espejo. Es de los que alargan. Fíjate en la longitud de los brazos, del talle, de la barbilla. En los vídeos del Bernabéu no se ve así de larga».

Otros, por ejemplo, ponían el foco en que la cantante se encuentra de gira y que, como es normal, en ese tipo de etapas se pierde mucho peso, pero no creen que sea nada raro; todo lo contrario. Creen que Amaia, como siempre lo ha procurado, no es más que el reflejo de una mujer ‘real’.

Ella, firme a su convicción de no alimentar polémicas absurdas, ha decidido no pronunciarse al respecto, más aún sabiendo el caso similar que había sufrido su compañera y amiga Aitana.

Aquí os dejamos la imagen en cuestión:

gracias @palomawool 💜✨

Una publicación compartida de Amaia (@amaia_ot2017) el

 

Ocurrió hace apenas unos meses y la polémica nació a raíz de que Aitana publicase una foto en bikini en la misma red social y bueno… que las redes son muy malas y, como siempre, la mitad de sus seguidores son médicos, por lo que no tardaron en diagnosticarle tres o cuatro desórdenes alimenticios.

Ella acabó borrando la fotografía para no alimentar más la polémica… pero Internet no olvida y está al acecho esperando la mínima oportunidad. Lo que le ha pasado hoy a Amaia es la prueba de ello.

A vosotrxs, ¿qué os parece toda esta polémica? ¿También veis la ‘extrema delgadez’ de la que tanto se habla? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque los hemos hecho con todo el amor del mundo). 

Fuentes: AS, ABC.