First Dates es una programa que, aunque desde de sus inicios no ha cambiado mucho el formato, siempre consigue sorprendernos. Y eso es, sobre todo, gracias a la personalidad y carácter de aquellos que acuden al restaurante en busca del amor.

Cada semana nos regalan algún momento digno de destacar, ya sea por lo divertido que es o por la polémica que genera, pero lo que está claro es que el programa raramente provoca indiferencia.

  

Como tampoco le provocó indiferencia  Maria Isabel a Domi, el roquero que se presentó recientemente a First Dates.

Domi y Maria Isabel protagonizaron una cita en la que se vio que encajaban muy bien y formaban una buena pareja, incluso cuando el hombre subió un poco la temperatura  de la conversación y la acercó a un lugar más picante.

Pero ¿Cómo?

El roquero no tuvo ningún reparo en mostrar abiertamente lo mucho que les estaba gustando su cita, de hecho, reparó especialmente en dos cualidades de Maria Isabel, una de ellas eran los ojos que tenía y la otra la podéis deducir, pero, por si a caso, desde aquí os damos una pista. No era ni la rodilla, ni la nariz, era el escote.

El comensal se volvió loco durante la cena y no paró de prestarle atención a su pareja y a darle vida a una cita que estuvo realmente entretenida.  De hecho, más allá de polémicas, citas como esta suelen ser el motivo por el cual vemos este programa.

Salta a la vista, pero Domi demostró ser una persona con sangre roquera que ama todo lo relacionado con el rock’n roll y ese estilo de vida. Y, precisamente eso, es lo que pedía para la pareja que le asignasen, que compartiese su pasión y amor por esta música y por todo lo que la rodea. De hecho, lo indicaba en su presentación:

“Sueño rock, vivo rock y moriré por el rock”.

Pero, aparte de la música, el galán no exigía demasiado a su cita, no era de esas personas con unas expectativas muy altas y surrealistas sino que, tal y como dijo él, solo buscaba una persona comprensiva y cariñosa.

Y, por lo visto, encontró esa persona en Maria Isabel, desde el principio se vio que la cena iba a ser un éxito y que entre los dos había una química muy natural y particular.

No solo quedó prendado Domi, sino que Maria Isabel también dijo, en la entrevista paralela a la cena, que buscaba a alguien que compartiese sus aficiones y que fuese respetuosa con la forma de ser del resto de gente, sobre todo la suya. Obviamente, Domi encajó a la perfección dentro de sus requerimientos.

De hecho, como ya comentábamos anteriormente, durante la cita Domi reconoció a su pareja lo mucho que le había gustado.

“Tienes una mirada muy expresiva, me encantan tus ojos”.

Pero, sutilmente, también le dejó claro que eso no era lo único que le gustaba de ella.

“Bueno, aparte de otras cosas que veo que también…”

Y la cosa fue escalando. En su entrevista particular, explicó con  naturalidad que, durante la comida, se estaba poniendo malo con el escote de Maria Isabel.

“Maneja muy bien la seducción, y a mi es que eso me pone como una moto”.

La cosa fue escalando

Obviamente, cuando llegó el momento final, no había ninguna duda de que ambos iban a darse una segunda cita y, posiblemente, una tercera y una cuarta también.

A continuación, os dejamos un vídeo del programa con algunas imágenes de esta cita tan divertida y que, de alguna forma, marca el tipo de encuentro amoroso que más nos gusta ver.

¿Os ha parecido entretenida la cita? ¿Os gustan más este tipo de citas o disfrutáis más cuando hay polémica? Explicádnoslos en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo, más abajo podéis encontrar otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos.