A menudo nos preocupamos sobre la impresión que generamos hacia los demás y eso es especialmente importante en el caso de nuestros jefes. Porque, a veces, con ciertas relaciones personales, podemos solucionar una primera mala impresión con algo de mano izquierda, pero, cuando el jefe nos odia, estamos jodidos.

El único problema es que, hay ocasiones, en que nuestros jefes no nos odian, pero esa duda en el trato hace que no sepamos cómo hablar con él o reaccionar ante lo que nos dice, generando situaciones bastante incómodas.

Pero no te preocupes, a continuación os daremos algunos consejos para que podáis deducir si vuestro jefe es un poco raro o si, simplemente, le caéis como una patada en el culo.

No te deja hablar en las reuniones

Puede que, en vuestras interacciones, tu jefe te esté dando algunas pistas sobre el hecho de que no tiene ninguna simpatía por ti. Puede que te corte constantemente; que te mande callar con un simple gesto con las manos o que, simple y llanamente te diga:

“Cada vez que hablas huele a caca, haz el favor de estar callado o te envío al paro en un santiamén”.

Si veis que vuestro jefe hace alguna de estas cosas, es posible que os esté mandando algunas indirectas acerca del afecto que siente por vosotrxs.

No desea conocerte

Si eres un buen trabajador, es probable que nunca recibas ni una queja de tu superior, pero, si tampoco recibes ningún halago, puede que se deba a que le caes mal y que no tiene interés en conocerte.

Verte no le molesta e incluso puede que valore lo que haces, pero, si te acercas y el te mantiene alejado con un palo, seguramente lo hace para no tener que interactuar contigo o para comprobar que no está en una pesadilla.

No te permite nada de liderazgo

Si has expresado tu interés en liderar iniciativas dentro de tu puesto de trabajo, pero, sin embargo, tu jefe nunca te ha dado la oportunidad, es muy posible que tu jefe no se fie de ti ni siquiera para cuidar de su caracol común (Helix aspersa).

A tu jefe le importan tus objetivos tanto como a Italia le importa este Mundial de Rusia, es decir, una mierda. Con lo cual le dará los proyectos a otras personas haciendo evidente que no le gustas ni un poquito.

No le importa tu carrera

Normalmente un jefe se suele interesar por tu futuro, es decir, si quieres seguir en la empresa, lo que quieres conseguir, que te motiva, etc. Pero, en caso de que no le gustes, seguramente no te pregunte nada de eso y, simplemente, esté esperando a que te canses del empleo para poner a otra persona con la misma mierda de curro, con la misma mierda de suelo y que, además, le caiga mejor.

No se preocupa por tu bienestar

Si tienes un jefe que te aprecia, seguramente, cuando estés enfermo, te deseará que te mejores y esperará tu regreso, de hecho, puede que te cante.

“Antes que me vaya dame un beso
Sé que soñare con tu regreso”.

Pero cuando solo te llama para preguntar cuando vuelves o para intentar que vuelvas antes de tiempo, tienes que empezar a plantearte el hecho de que tu jefe prefiere que pases a mejor vida para siempre a la posibilidad de que puedas coger una baja larga.

¿Os lleváis bien con vuestro jefe? ¿Habéis tenido alguna mala experiencia? Explicádnoslo en los comentarios. 

si o sha gustado este artículo, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, la verdad).