Internet ha hecho que nos acostumbremos a lo que, hace unos pocos años, ni hubiésemos imaginado que íbamos a estar acostumbrados. Ahora es normal entrar a Internet y contemplar cosas que parecen sacadas del imaginario de una persona que, por un motivo u otro, no está demasiado en sus cabales.

Es verdad también que los ‘influencers de moda’ están copando el mercado y estos, lejos de asustarnos, suelen maravillarnos con sus meripecias con los peinados, maquillajes y ropas. Pero, como todo en el mundo 2.0, siempre hay una contrapartida…

Quien mucho abarca, poco aprieta. Y quien mucho se maquilla… pues que pasa esto.

1Centímetros de maquillaje

Esto, en un día de mucho calor… puede ser un completo desastre. Como se te quede fundido todo ese potingue en la cara… no hay desmaquillador que lo solucione.

2No entendemos nada

Más que maquillaje, se trata de una transformación de cara completa.

3Fijaos en el tamaño de los ojos



Esto no da una lección importantísima: no te fíes de nada en la vida.

4Digno de una película de Guillermo del Toro

Ni Doug Jones ni leches. Esta chica sí que se merece un buen Oscar a la ‘mejor caracterización’.

5¿Hay algo que sea real?

Esperamos que, al menos, las flores de la corona que tiene en las primeras imágenes sean de verdad y no de plástico, porque si no…

6No puede ser verdad…

¿En serio el punto rojo que llevaba en medio de la frente era de mentira? Yo que pensaba que era una prima lejana de la Visión.

7Aquí se salva un poco…

Pero, ¿realmente hace falta blanquearse la cara con cal viva?

8Digna maquilladora de Marvel

A su lado, la que maquilló a Gamora para Guardianes de la Galaxia se queda en nada.

9Lo que ocultan la geishas

Pues nada malo, la verdad. No sé porque se empeñan tanto en querer ser lo que no son.

A vosotrxs ¿qué os parece esta obsesión por el maquillaje? ¿Creéis que es necesaria? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, conc asi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, vamos).