La mayoría de veces en las que nos sintamos hinchados, será debido a, por cómico que parezca, los gases. La acumulación de estos en el intestino grueso y el cólon hacen que se hinchen, cosa que hace que el abdomen se distienda y nos cree esa sensación tan rara que nos hace sentir incómodos.

Con lo cual, sabiendo que son gases, entendemos que una de las principales razones para tener el vientra hinchado es la dieta que hacemos y como comemos. Si comemos deprisa y mal, por ejemplo, acumulamos mucha aire que, en el cólon, termina transformándose en gas.

Pero no solo influye el «como», sino también el tipo de comida. Por ejemplo, si sufrimos alguna intolerancia o alergia y no somos conocedores de ello, es posible que nos genere varios síntomas, entre ellos, esta hinchazón.

Todo esto sin tener en cuenta que puede que algunos tengan problemas intestinales como, por ejemplo, la Enfermedad de Crohn. En estos casos, hay que recurrir a un especialista para que analice nuestros antecedentes e incluso llegue a pedir una endoscopia o colonoscopia para encontrar el tratamiento adecuado.

También queremos remarcar que, en ocasiones, puede que esta hinchazón se deba a un problema incluso más graves. Nos referimos a tipos de cáncer que afectan el aparato digestivo como los de páncreas, estómago y cólon.  Sin embargo, en estos casos suele ir acompañado de otros síntomas como sangre en las heces, pérdida de peso sin causa determinada, falta de apetito, sensación de plenitud, entre otros.

Por último, decir que los problemas ginecológicos, como miomas o tumores benignos, también pueden hacer que aparezca este síntoma y debemos prestar especial atención si esa vientre hinchado no se reduce durante el día, sino que parece que siempre está igual.

Pero ¿Cómo podemos evitarlo en esos casos en los que se trata de un problema de alimentación? (ya que si es algo más grave, debéis acudir a vuestro médico).

No llenarse

El cerebro humano es fascinante, pero tampoco tanto. Nuestro coco tarda un buen rato a darse cuenta de que nuestro estómago está lleno, con lo cual nos sentiremos mejor si dejamos de comer antes de sentirnos completamente llenos.

Beber agua

La hidratación es super importante para, aunque parezca contradictorio, eliminar la retención de líquidos. Puede que os parezca raro, pero si bebemos agua estaremos menos hinchados ya que la retención de líquidos se produce, precisamente, cuando no bebemos, debido a que nuestro cuerpo reserva agua como mecanismo de supervivencia.

No hablar

Deja el discurso que tenías preparado para lo sobremesa ya que, cuando hablamos mientras comemos, se traga mucho aire que, más adelante, puede transformarse en gases.

Muevete

Sabemos que el aspecto físico de una persona con el vientre hinchado haciendo deporte no es el más bonito del mundo, de hecho, la mayoría de nosotrxs parecemos Gollum agarrando peces del río. Pero, si nos movemos, el tránsito intestinal se moviliza y ayuda a disminuir la hinchazón.

Come lento

Todos tenemos amigos que comen como una tortuga (y no porque no tenga dientes), pero, de hecho, es realmente importante la masticación y salivación para ayudar a la digestión y evitar muchos problemas intestinales.

No pasarse con la fibra

Es importante no prescindir de la fibra ya que es necesaria para nuestro cuerpo, pero tenemos que evitar tomar mñas de 30 gramos diarios ya que, como es difícil de digerir, puede provocar ciertos trastornos digestivos como diarreas o, como no, vientre hinchado.

A vosotrxs, ¿Tenéis el vientre hinchado a menudo? ¿Qué soléis hacer para solucionarlo? Ponédnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo, también podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos.