Hay ciertas imágenes que nos dejan a todos helados, puede que sean menos impactantes que muchas otras que vemos en las noticias a diario, pero, por algún motivo, nos afecta y nos “duele” mucho más.

Un tema especialmente sensible es el de los infantes. Siempre que los más pequeños están de por medio en alguna situación injusta, a todos se nos para el corazón.

Cuando escuchamos un bebé llorar a moco tendido siempre se detiene el mundo y valoramos la situación, a menudo vemos que, simplemente, se trata de un niño llorando porque sus padres no quieren comprarle unas chucherías. Pero, cuando se debe a algún tipo de maltrato, es inevitable que nos hierva la sangre.

Precisamente por eso, este vídeo donde se muestra a un sacerdote golpeando a un bebé, ha indignado a toda persona que las ha podido ver.

El vídeo se publicó este miércoles pasado por Twitter a través de una cuenta llamada Brèves de presse y al principio del propio clip se alertaba de que el contenido podía herir la sensibilidad de muchas personas.

No hay constancia del lugar y la fecha exacta de estos hechos, pero las fuentes indican que se habrían producido en Francia.

Las imágenes muestran una ceremonia religiosa que, por lo que vemos, parece ser un bautizo. Una mujer, seguramente su madre, sujetaba al bebé en brazos mientras un hombre y otra mujer hacían de “testimonios”.



El pequeño no para de llorar en ningún momento y, como todos sabemos, no hay nada peor que un bebé liberando todo el poder de sus decibelios. Entonces, el cura decidió intentarlo consolar con calma para que dejase de chillar.

Primero, empezó a consolarle como muchxs lo haríamos, con caricias y mimos. Pero la verdad es que su paciencia no ha demostrado ser demasiado loable ya que, rápidamente, al ver que el llanto no cesaba, empezó a mostrarse enfadado y a comportarse de forma despreciable.

De entrada, sostiene la pequeña cabeza del niño con sus manos y, delante de la cara, le dice a pleno pulmón: “gritaré más fuerte que tú”.

 

Después, el “hombre de Dios” hizo algo realmente deplorable y que, precisamente, ha sido el principal motivo por el cual todo el mundo ha puesto el grito en el cielo.

Mientras le propinaba una bofetada al pequeño le empezó a decir “tranquilo, tranquilo”. Lo cual, obviamente, no tiene sentido ninguna ya que el pequeño no va a entender que le pegas porque llora y, en realidad, solo conseguirá que llore aún más.

En ese momento, el padre se queda estupefacto mirando al clérigo y parece que, en un primer instante,  no termina de procesar lo que acaba de ocurrir. Pero rápidamente le llama la atención al religioso y, mientras una mujer intenta, con la mano, alertarle de que se ha pasado de la raya, el padre quiere coger al niño.

Sin embargo, incluso en esas, el cura intenta seguir sosteniendo al niño por la cabeza. Puede que se haya dado cuenta de lo que ha hecho y pretenda demostrar que no le quiere ningún daño al niño. En cualquier caso, la escena ha dejado algo intranquilos a todos los que la hemos visto.

Pese a todo, queremos pensar que puede que el cura se trata de un señor muy mayor que se ha confundido y ha pensado que la hostia se daba en el bautizo, en vez de la comunión. Pero, al margen de esta pequeña broma, la verdad es que esta grabación resulta realmente perturbadora, sobre todo al ver que los padres no tienen claro cómo reaccionar al ver algo así.

A continuación, os dejamos el vídeo completo para que juzguéis las imágenes vosotrxs mismxs.

¿Qué os ha parecido esta noticia? Dejádnoslo en los comentarios.



Si os ha gustado este artículo, también podéis echar in vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos.