Como era de esperar, estos días nuestra vida está inundada por el Mundial, tanto si te gusta el fútbol como si no, es imposible escapar de una conversación, de una noticia, lo que sea que tenga que ver con este torneo que se celebra cada cuatro años.

Telecinco tiene los derechos de emisión del mundial, con lo cual es normal que esta cita futbolística acapare la parrilla televisiva con este tipo de contenido. De hecho, ha estrenado un programa de análisis deportivo llamado Ahora, la Mundial  que ha irritado a muchos.

El motivo por el cual este programa no ha caído del todo en gracia se debe a los tertulianos que hay. Joaquín Prat hace su estreno como presentador y le acompañan Kiko Matamoros, el conde Lequio y la periodista Irene Junquera.

Sería bastante fácil adivinar cuales de estos nombres que hemos dicho no pegan ni con cola en un debate deportivo. Pero por si a caso alguien no está al tanto, no pasa nada, pero tenéis que saber que, el hecho de que Lequio y Matamoros estén en ese plató, tiene el mismo sentido que la piña en la pizaa (por mucho que Dayoscript haga sus cábalas al respecto).

Pero todos aceptamos que, de algún modo, son trabajadores habituales de la cadena y que por eso les han puesto allí. Sin embargo, no todo el mundo es tolerante o, en función de cómo se mire, no todo el mundo tiene los huevos que tiene Camacho que, cuando se realizó una conexión entre el programa Ahora, la Mundial y los comentaristas de los partidos, no tuvo reparos en hacer visible que no tenía ganas de estar ahí.



No sabemos si era plenamente consciente de que aparecía en plano o si, directamente, no le importaba demostrar su disconformidad a la hora de compartir un espacio televiso con estos dos tertulianos, pero desde un principio ha mostrado ciertos gestos que han generado mucha polémica.

En las imágenes que muchos espectadores han capturado con el móvil para luego subirlas a redes sociales, se ve como, cuando conectan con el equipo de comentaristas formado por Manu Carreño, Kiko Narváez y José Antonio Camacho, este último empieza a gesticular y a decir que no con la mano, dejando claro que no quería participar de ese debate.



De hecho, incluso se ha quitado los cascos y, de esa forma, ha logrado autoexcluirse del programa y no tener que hablar con los miembros del otro programa de la misma cadena.

Lo más curioso de todo es que, en vez de irse o ponerse los cascos y participar del debate, ha decidido quedarse ahí, aguantando el tipo, como un transeúnte intentando chupar algo de cámara de forma disimulada. Finalmente, Carreño se ha excusado diciendo que tenían un lío tremendo y han cortado la conexión.



Obviamente, las redes no han tardado en pronunciarse y la mayoría han dado su apoyo al que fue seleccionador de España durante el Mundial de Korea de 2002.

Casi todos los memes o tuits al respecto han empatizado con el comentarista ya que no entendían que hacían comentando el fútbol con Kiko Matamoros cuando, en las cadenas británicas, los tertulianos son personas del mundo del fútbol de la talla de Rio Ferdinand o Cesc Fábregas.



Aunque, obviamente, también los hay que creen que, por mucha razón que tenga Camacho, comportarse así demuestra no tener demasiada personalidad.

Los siguientes partidos de España tendremos que fijarnos en si, de nuevo, realizan la conexión o si, por el contrario, lo dan por perdido.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta noticia? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 



Si os ha gustado este artículo, también podéis echar in vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos.