Hablar de los padres, es un tema de lo más serio. No podemos andarnos con tonterías: son seres que han desarrollado unas capacidades que se escapan por completo a nuestra compresión. Ni se les escapa nada (o casi nada) y somos tremendamente vulnerables a sus preguntas que, normalmente, son más parecidas a un interrogatorio en Guantánamo que a una conversación convencional.

Los padres y las madres tienen una naturaleza de lo más extraña. Siempre están dándole vueltas a todo y se rigen por una lógica diferente a la de cualquier otro ser vivo conocido (al menos de momento).

Además, son unos maestros en el arte del ‘troleo’. Para demostrároslo, os hemos traído unos cuantos ejemplos de momentos en los que madres y padres han tomado el pelo de forma magistral a sus hijos. Os advertimos que estáis a punto de presenciar todo un recital de elegancia… más o menos.

1Lo importante no es meter la pata

Lo importante es saber reconocer el error y huir hacia adelante.

2Eso duele

Pero se lo tenía merecido, en eso creo que todxs podemos estar de acuerdo.

3El padre huevón

Esto sí que es no tener ni un gramo de dignidad. Nos da hasta un poquitín de lástima.

4Los padres nunca pierden la esperanza



Ese es el típico momento en el que la hija no sabe si reír o llorar. Probablemente llorar, pero, al igual que sus padres, no hay que perder la esperanza.

5Directo al riñón

Después de esto, ¿cómo miras a tu padre a la cara? Infancia traumatizada en una sola frase.

6Sabe más el Diablo por viejo que por Diablo

Cuando habla la voz de la experiencia, lo mejor es hacerle caso.

7Los padres no son tontos

Poco a poco se han ido adaptando a las nuevas tecnologías y se acabó eso de tomarles el pelo como si no se enterasen de nada. El futuro es oscuro para los jóvenes.

8Las prioridades bien claras

Cuando mete a la mamá de por medio… la cosa se pone seria.

9El terror al volante

Los padres deberían ser un poco más optimistas con sus hijos… aunque claro, eso es fácil decirlo cuando no somos nosotros los que estamos dentro del vehículo.

10Eeemmm…

A ver quien tiene lo que hay que tener para explicárselo sin morir en el intento.

11Que alguien le enseñe a utilizar el ‘espacio’, por dios

Es imposible no sentir un poco de ternura por este dulce padre que lo intenta… pero no.

12Caíste en la trampa



Por más que te lo hagan una y mil veces, siempre acabaremos cayendo en este tipo de trampas tan habituales en los padres. ¿Aprenderemos algún día? Probablemente, no.

13El inicio de una buena película de terror

Sabemos que solo se trata de una broma, pero, en el fondo, desearíamos que fuese verdad.

14Saber usar los emoticonos

Se pensaba que lo había pillado, pero no: era él quien lo había pillado.

15Nuevamente, un desorden de prioridades

No nos queremos imaginar el cabreo de la hija al final de la historia.

A vosotrxs, ¿os ha pasado algo parecido con vuestros padres alguna vez? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo, también podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos.