Un niño de doce años que nació niña se ha cambiado el nombre al darse cuenta de que había nacido con un género con el cual no se sentía cómodo. Muchxs puede que penséis que es una edad demasiado temprana como para decidir algo así sin pensar que una (o uno) puede estar influenciado por muchxs factores distintos, sobre todo debido al hecho de que la pubertad está al caer. Pero Charlotte parecía tener muy claro que este no era un nombre adecuado para ella.

Mientras crecía, Gabriel Buttress (el nombre que él mismo escogió) iba viendo detalles y diferencias entre él y el resto de sus amigos y amigos que le hicieron ver que, aunque en teoría era una chica, él se sentía como un chico. Pese a su corta edad, Gabriel decidió hacer algo al respecto e hizo dos cosas: cortarse el pelo y cambiar su nombre legalmente.

  

Su madre, Melanie Palmer-Scaum, dijo «Hace unos dos años estábamos en una tienda buscando ropa para niñas y, en ese momento, me dijo que no quería comprar allí».

«Tiene cuatro hermanos, así que, cuando me pidió cortarse el pelo corto, pensé que se debía a que quería ser como sus hermanos. Pero cuando vi la cara de felicidad que puso cuando la rapadora empezó a hacer su trabajo empecé a sospechar algo».

Melanie tiene 35 años y es la madre de seis niños. Ella reconoce que Gabriel siempre había sido algo particular, pero tardó mucho en darse cuenta de los sentimientos tan controvertidos que tenía su hijo.

Sin embargo, en febrero y con solo doce años, Gabriel reunió todo el coraje del mundo para hablar con su madre sobre esta sensación que lo afectaba, algo inusual en una persona tan joven.

«Al principio no sabía de qué hablaba. Pero dijo ‘bueno, soy uno de ellos’, a lo que yo le pregunté si se estaba refiriendo a que era transexual, algo que, rápidamente, reconoció».





«Como he dicho, había visto ciertos indicios, pero, aún así, estuve en shock y tardé algunos días en hacerme a la idea. Pero decidí lanzarme a la ‘aventura’ de la mano de mi hijo y me acostumbré a llamarle Gabriel».

La familia de Gabriel, como veis, lo ha aceptado tal y como es, pero en el colegio las cosas están resultando ser un poco más complicadas. Su madre lo está educando y enseñando en casa tras vivir algunos incidentes desagradables en el colegio, de hecho, según ella, lo ve más feliz en casa, donde puede ser quien realmente es.

«Muchas personas le han preguntado ‘¿Eres un chico o una chica?’ Pero el no tiene la confianza para mostrar su verdadera cara en el colegio y eso le ha creado mucha ansiedad. Cuando le dije que, si se quedaba en casa, podría ser un chico las 24 horas del día estuvo realmente feliz de poder estudiar en casa».

Ahora que se ha cambiado legalmente el nombre, Gabriel pretende someterse a un tratamiento hormonal. Esto hará que se retrase su pubertad y le permitirá tener una transición adecuada y controlada.

Obviamente, la madre de Gabriel es consciente de las críticas que recibirá por permitirle tomar una decisión tan drástica siendo tan joven, pero cree que es importante que los padres escuchen a sus pequeños y que entiendan sus problemas y dilemas cuando se trata de su género y sexo, en vez de simplemente obviarlos y guiarles por el sendero predefinido.

A vosotrxs, ¿Os parece que es demasiado pronto para tomar una decisión así? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente interesantes.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO