Hoy nos despertamos con una noticia que, como mínimo, ha generado muchísimo debate en la sociedad. el servicio del 016, dedicado a servir y ayudar a todas las personas que son víctimas de violencia machista, podría desaparecer por completo en muy poco tiempo. Desde hace unos días, se viene especulando con estos rumores y la cosa podría ser más seria de lo esperado.

Todo saltaba a la palestra cuando las propias trabajadoras de la línea iniciaban una petición de Change.org para pedir firmas y concienciar a la gente sobre la situación tan complicada que se avecinaba. Su objetivo, por encima de todos los demás, era mantener este servicio tan útil en funcionamiento.

Para entender mejor lo que ocurre con todo este asunto, empecemos por el principio. El 016 es un servicio que se gestiona de forma externalizada por una empresa privada. Esto implica que, para que sea adjudicada, hay que entrar a concurso público.

Arvato era la empresa que, hasta el momento, tenía el control sobre esta gestión. La cuestión es que, desde 2016, apenas se ha incrementado el presupuesto en materia de lucha contra violencia machista, por lo que esta empresa ha decidido no volver a concursar.

Atenzia fue la empresa que tomo el control en ese momento, pero esta ahora ha afirmado que no puede garantizar el mantenimiento de toda la plantilla de 23 trabajadoras y que debe reducir costes, por lo que pretenden hacer despidos y reducir jornadas laborales.

El pasado 1 de junio Atenzia no asumió el servicio como estaba previsto y tampoco se ha puesto en contacto con las trabajadoras en cuestión para informarles de la situación. Hay que tener en cuenta una cosa: estas no son solo trabajadoras que se limitan a contestar el teléfono, sino que disponen de formación especial para tratar casos de alto riesgo.

Dado que el pasado 1 de junio también tuvo lugar el cambio de gobierno precipitado que apartó a Rajoy para dar paso a Sanchez, la situación se ha vuelto aún más confusa. ¿Hará algo el nuevo ejecutivo para poner remedio a esto.

Atenzia tomó control el pasado 12 de junio y las cosas se empezaron a enturbiar aún más: despidió ese mismo día a las dos trabajadoras que no tenían contrato indefinido y, al día siguiente, las trabajadoras anunciaron que no eran ellas las que estaban atendiendo las llamadas. A todo esto, Atenzia se negaba a dar ningún tipo de información al respecto.

En ese momento, a las trabajadoras les plantearon dos opciones: perder sus contratos indefinidos y antigüedad y quedarse en Atenzia atendiendo al 016, o quedarse en la anterior empresa pero trabajando como teleoperadoras.

Ellas decidieron quedarse en el 016, teniendo en cuenta todo lo que ello suponía, pero la cosa sigue estando sobre una fina cuerda floja. ¿Cuánto aguantará esta situación? ¿Se le retirará la adjudicación a Atenzia después de los incumplimientos de contrato? Habrá que esperar.

A vosotrxs, ¿qué os parece toda esta situación? ¿Creéis que este es un servicio de atención útil o que podemos prescindir de él? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente interesantes (o eso esperamos).  

Fuentes: Freeda, El Diario.