Kim Kardashian es conocida por muchas cosas. Se trata de una de las celebrities que más da de que hablar y que mayor cantidad de polémicas genera. A pesar de ser conocida por muchas cosas, la que más destaca de su persona y a la que más partido le ha sabido sacar es a la que tiene ‘en la parte de atrás’. El trasero de Kardashian, algo que se comparte en la mayoría de su clan, es uno de los más reconocibles a lo largo de todo el planeta. Y, por esta razón, muchas personas están obsesionadas con tratar de reproducirlo (como pasa siempre con estas cosas).

Ya sea haciendo sentadillas o bien pasando por el bisturí, hay una multitud de formas en que las personas pueden moldear su trasero para hacerlo más grande y darle la forma que deseen. Sin embargo, una mujer de Sao Paulo ha llevado su viaje cosmético al extremo.

Jennifer Pamplona, ​​de Sao Paolo, Brasil, ha gastado más de MEDIO MILLÓN de euros en cirugía plástica y se ha inyectado más de dos litros de grasa en el trasero. Según el New York Post, Jennifer aspira a tener un trasero más grande que Kim.

«Mis médicos me han preguntado si tengo miedo a morir por las cirugías, pero, en mi opinión, si sucede moriré feliz y hermosa», explicaba la mujer de 24 años sobre su cirugía. Se informó que ocho médicos rechazaron realizar la cirugía porque era muy arriesgada. Jennifer también ha tenido dos ‘retoques’ en los pechos, algunas liposucciónes, una rinoplastia y cuatro costillas removidas en los últimos siete años.

«Antes, cada vez que me miraba en el espejo, todo lo que podía pensar era que necesitaba un trasero más grande», declaraba la joven. «Ahora estoy mucho más feliz. Hacerme estas cirugías me ha cambiado mi vida».

Desde que se sometió a la cirugía, Jennifer ha modelado para Versace, ha creado su propio negocio de cosméticos y ha aparecido en reality shows como Plastics of Hollywood en los Estados Unidos. A pesar de esto, ella afirma que no todo el mundo está contento con sus ‘cambios radicales’. Su madre, por ejemplo, dejó de hablarle al principio de todo este proceso.

«La gente dice que soy estúpida, pero he logrado mucho», dice. «Vengo de un pueblo pobre de Brasil … ahora soy famosa y he creado una empresa».

Ryan Gobble, profesor asistente de cirugía en la Facultad de Medicina de la Universidad de Cincinnati y cirujano plástico y reconstructivo de UC Health, dice que hay dos maneras diferentes de tener un aumento de glúteos: implantes o inyecciones de grasa.

Con el levantamiento de glúteos brasileño, la grasa se elimina de la espalda, el abdomen, las caderas y los muslos y se inyecta en el pompis. La grasa se integra en el trasero y las caderas y se convierte en células vivas nuevamente, explica el doctor Matthew Schulman.

Él ejerce en la ciudad de Nueva York y es uno de los cirujanos con más experiencia, en la actualidad, que realiza levantamientos brasileños de glúteos (algo que es arriesgado, la verdad).

Gobble dice que hay complicaciones en cada uno de los procedimientos y que las inyecciones de grasa pueden provocar reacciones a la anestesia y bultos y protuberancias si no se hacen correctamente.

Algunas personas incluso han muerto después de recibir un levantamiento de glúteos brasileño, pero «en su mayoría fueron realizados por cirujanos plásticos no certificados, por lo que es importante asegurarse de acudir a un cirujano plástico adecuadamente certificado», explica Gobble.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta historia? ¿Creéis que ha pasado una barrera que no debería pasar? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos).