Las nuevas tecnologías nos ‘invitan’ a probar cosas nuevas. Hoy en día, nos comunicamos de una forma completamente diferente a la que lo hacíamos hace apenas una década. Los relojes analógicos son parte del pasado, y el servicio a domicilio ahora es una bici con un teléfono con GPS incrustado en el manillar. Pero, de todas las cosas que han cambiado, una de las que más destaca es la forma en la cual compramos.

Amazon o AliExpress han cambiado nuestra forma de consumir y eso es un hecho. Guste más o guste menos, adquirir bienes desde la pantalla de nuestro teléfono móvil es una práctica que a la gente le ha gustado y mucho.




¿Es todo ‘color de rosas’? La verdad es que no y aquí os traemos la prueba de ello. Se trata de un recopilatorio con algunos fails de personas que compraron online unas cosas… y las que llegaron fueron otros algo ‘diferentes’.

1Hay que mirar el punto positivo




Puede que a la chica no le sirva en absoluto el bañador que iba a marcar la diferencia ese verano en la playa, pero lo que es al gatete… le sienta fenomenal. ¿Mejor que a ella? Pues, honestamente, es muy probable que sí.

2Levantarse con ‘una tienda de campaña encima’

Al escuchar esa frase, lo primero que nos viene a la cabeza es algo bastante más turbio de lo que se muestra en la foto. Aún así, lo que le pasó a este hombre es bastante más lamentable. Esto es lo que tiene comprar por internet, amigos.

3¿Rubia o ciega?

Su madre encargó una tarta por internet para festejar el cumpleaños de su hija, la cual cumplía 21 años. En el mensaje que le mandó a la repostera, el autocorrector del teléfono le cambió blonde (rubia) por blind (ciega) y bueno, el resultado del malentendido ya lo estáis viendo.

4Cuando te absorbe el alma un dementor




Esperemos que no fuese un regalo para un niño pequeño, porque, de ser así, el trauma está más que asegurado.

5La reina de la fiesta

Eso es lo que ella quería ser cuando pidió esta máscara. Ahora, hasta Freddy Krueger le huye. Horripilante.

6Sillas plegables de llavero

Querían comprar unas sillas plegables para el jardín y estas le parecieron perfectas… hasta que llegaron a su casa y se dieron cuenta de que estaban diseñadas para pitufos.

7Qué queréis que os diga…

A mí me parece que este ‘error’ son todo ventajas.





8Se podía haber ahorrado mucho dinero

Un par de bolsas de basura habrían conseguido un acabado similar y, de seguro, habrían sido bastante más baratas.

9Este también tiene alguna que otra ventaja

Ahora puede, por ejemplo, dar una misa o bautizar a gente en un río. Si es que la cosa cambia en función de las gafas que lleves.

10La mitad del pedido

La otra mitad tiene que llegar en algún momento por determinar. Pero vamos, que de llegar, llega.

11Para nalgas pequeñas

Este nada barato sillón discrimina, de una forma inaguantable, a todas aquellas personas cuyas nalgas no sean del tamaño ‘que marcan las tendencias’.

12Pidió maquillaje por internet



Y lo que le llegó fue una especie de ‘jabón satánico’ de la Patrulla Canina que, más que maquillar, lo que da es muchísimo miedo.

13La actitud es importante

Estamos todos de acuerdo en que el vestido es un fiasco, pero la actitud… mejoraría mucho la cosa, ¿no?

A vosotrxs, ¿qué os han parecido estos fails? ¿Alguna vez os ha pasado algo parecido? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente interesantes.