Un avión es un espacio donde se crean muchas tensiones. Desde la gente que tiene miedo, otros que están nerviosos y excitados por el viaje, niños, un lugar cerrado, etc. Es decir, es un cóctel molotov de emociones a punto de estallar y depende de todos para que sea lo más placentero o, por lo menos, indoloro posible.

A continuación, os presentamos diez cosas que NO deberíais hacer cuando estéis cogiendo un avión.

1Ir borracho

Ir borracho no suele rentar nunca cuando compartimos un espacio pequeño y cerrado con otras personas. Pero esto es realmente importante cuando estamos en un avión, ya que la presión y el oxígeno son más bajos haciendo que los efectos del alcohol se sientan más potentes que cuando estamos en tierra.

2Colocar tu maleta donde no debes

Alterar el orden en un avión puede traer problemas a la organización, por eso debemos poner la maleta en el sitio que nos viene asignado según nuestro asiento.

3Molestar la tripulación durante el embarque

El embarque es un momento tenso y ajetreado, con lo cual la tripulación necesita estar concentrada y no puede estar pendiente de problemas particulares de los pasajeros. Si tu duda puede aguantar, mejor espera a otro momento para realizar tu consulta.

Pero, sobre todo, lo más importante es pedir las cosas de manera educada y teniendo en cuenta que, posiblemente, otras personas tengan el mismo problema que tu.

4Ser el último el llegar y querer salir el primero




Cuando tenemos prisas dentro de un avión y cometemos acciones que alteran el orden o que suponen pasar por delante de otro pasajero, no solo estamos poniendo en peligro nuestra propia seguridad al levantarnos cuando no debemos, sino que también estamos arriesgando la vida de otros pasajeros en caso de que se produzca algún incidente. Todo esto sin tener en cuenta que, obviamente, es una falta de respeto.

5Bloquear el pasillo

El pasillo no es lugar para organizarse, buscar en la mochila o hacer otras cosas de esta índole, lo mejor es esperar a que todo el mundo esté sentado en vez de ponerse a regirar la bolsa de mano en busca de, por ejemplo, una toallita.

6Estirarse como si estuvieses en la playa

Obviamente, todo el mundo puede reclinar su asiento y ponerse cómodo,  pero hay que tener en cuenta que tenemos una persona detrás y no hacerlo de forma brusca o molestarle en exceso (lo mejor es hablar con ellos para acordar algo). Además, hay que tener en cuenta que, durante la comida, no se puede estar con el asiento reclinado.




7Sentarte donde no debes

A la mayoría de nosotrxs nos gusta estar cerca de la ventanilla y, a poder ser, cerca de la salida de emergencia. Pero tenemos que estar en el asiento que se nos ha asignado por motivos de seguridad y, si vemos un lugar desocupado, debemos pedirle permiso a la azafata antes de cambiarnos por nuestra propia cuenta.

8Molestar a la persona que tienes al lado

Si viajamos acompañados de un amigo o familiar no hay problema, pero si nos sentamos al lado de un desconocido no estamos obligados a hablar con él. Está bien tener algo de conversación, pero, si la otra persona se muestra desinteresada, no debemos molestarla.

9No vigilar con los reposabrazos.

Obviamente, puedes usar el reposabrazos, pero deber tener en consideración a tu compañero de asiento y respetar su espacio personal.




10No tener paciencia

En un vuelo hay que tener paciencia. Paciencia si se atrasa, paciencia con la tripulación y paciencia si hay niños. La mayoría de personas están estresadas y se encuentran nerviosas y excitadas con lo cual es mejor si afrontamos la situación con “filosofía”.

¿Habéis vivido nunca un momento tenso en un avión? Ponédnoslo en los comentarios de Facebook.

Si os ha gustado este artículo, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente interesantes.