El fenómeno ‘fan’ es transversal en toda nuestra sociedad. A una cosa o a otro, todos sentimos un cierto fervor por algo que, de forma algo irracional. Nos gusta hasta puntos, en ocasiones, algo enfermizos. Nos apasiona querer y, a veces, querer demasiado. Si, además, lo que deseamos es inaccesible o bastante inaccesible, nuestro deseo por ello aumentará a raíz de la idealización que hacemos a continuación.

Estas ‘obsesiones’ pueden llevar a las personas a hacer cosas inimaginables (sino que se lo pregunten a Mark David Chapman). Desde asesinar por la espalda a tu ídolo con un revólver calibre .38 Special, hasta hacer lo que ha hecho el protagonista de nuestra historia de hoy, lo cual, según como se mire, es bastante peor.



La historia empieza con un joven que idolatraba a una celebridad y quería tenerla lo mas cerca posible. Pudiendo optar por amarla de forma anónima y discreta, decidió hacer algo que lo único que consiguió fue empeorar la situación hasta cuotas inimaginables.

En esta ocasión, un joven que estaba profundamente enamorado de la actriz de ‘cine X’ Mia Khalifa, decidió tatuarse su cara en la parte baja de su pierna de la forma más realista posible con tal de tenerla a su lado ‘para siempre’.

El problema de tatuarse caras no es que la piel pueda quedar con la textura adecuada o que los rasgos sean más o menos realistas. El problema real es la incapacidad del ser humano, y del arte del tatuaje en particular, por representar de forma correcta una dentadura sin que de todo el asco del mundo… y este es un buen ejemplo de ello.

Mia, al ver la foto, entró en el pánico más absoluto (como es normal, por otro lado), y decidió expresar su opinión al respecto en su cuenta personal de Instagram, donde es tremendamente activa.




En esta pudimos leer la ‘sutil’ frase «DEJA DE HACERTE TATUAJES DE MÍ. Esto no es de ninguna forma halagador, es DESCARADAMENTE ASQUEROSO».




«Además, tuve correctores bucales demasiado tiempo como para aceptar esa cerca desigual que llamas sonrisa y ‘trabajo decente’, mis dientes son jodidamente perfectos», expresaba Mia con sin contemplaciones.

«No lo termines, ahorra tu dinero y cúbrelo con un símbolo tribal o algún otro tatuaje de mala calidad que obviamente ya tienes si estás dispuesto a ponerte LA CARA DE UN COMPLETO EXTRAÑO EN TU CUERPO, PSICÓPATA. Jesucristo».

Mira, este es un excelente ejemplo de como una celebridad que amas puede arruinar tu nuevo tatuaje que, por otro lado, no tiene perdón de Dios.



Los fans no estaban muy contentos con esta respuesta: «El hecho de que hizo esto debería ser halagador y deberías animar a alguien que cree en ti tanto que está dispuesto a tatuarse algo así en tu honor. Si actúas de esta forma ante todos tus fans, pasándote tanto, entonces deberías dejar el trabajo que estás haciendo ahora y buscar algo que no sea tan público».

Otro agregó: «Vaya, estas personas que te quieren desean hacerte tatuajes. ¿Quién eres tú para detenerlos? No mereces a fans como estos si no los aprecias».

El artista del tatuaje responsable del trabajo es Diego Ovalle y él mismo se encargó de responder a Khalifa diciéndole: «¡Lo siento si no te gusta @miakhalifa, pero mi cliente está jodidamente feliz!».

Vosotrxs, ¿qué pensáis sobre este tipo de cosas? ¿Estáis de acuerdo con Mia o creéis que se ha pasado tres pueblos con sus afirmaciones? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, ya que les hemos puesto muchísima ilusión). 




Fuentes: LadBible, VT.