Todos recordamos el polémico caso de “Mr Granbomba”, el youtuber que, después de molestar e increpar a un repartidor llamándole «cara anchoa», recibió una sonora bofetada en la mejilla.

Después de esos sucesos, un juez le impuso 30 euros de multa al repartidor por un delito leve de lesiones, tras lo cual, el trabajador, llamado Ricardo Osorio, decidió querellar al youtuber agredido por un delito de injurias graves con publicidad.

  

El Juzgado de Instrucción 9 de Alicante, con la titular María Luisa Carrascosa, admitió a trámite la querella y procesó al joven mediante un juicio oral en el que se le impuso una fianza de medio millón de euros.

Pero, recientemente, esta decisión se ha visto afectada y no tendrá ningún efecto debido al auto revocatorio de la Audiencia Provincial de Alicante, que no considera delictiva la actuación de “Mr Granbomba” y le ha dicho a la acusación que acuda a la vía civil.

La magistrada Ana Hoyos ha estimado el recurso de apelación de la defensa porque, según ella, la expresión proferida por el querellado no tiene la gravedad suficiente para ser constitutiva de infracción penal.

En lenguaje más sencillo viene a significar algo así como: en realidad no hay para tanto. De hecho, las palabras textuales han sido las siguientes.



«No tiene la entidad de ser graduada como injuria grave, a tenor de lo dispuesto en el artículo 208 del Código Penal, siendo un término inexistente en el diccionario de la Real Academia de la Lengua».

El abogado de la acusación se ha mostrado muy molesto con esta decisión debido a que, según ellos, la resolución deja de banda y no aborda cuestiones muy relevantes para el caso más allá de la palabra utilizada.

Con lo cual es muy posible que, en un futuro, tengamos un nuevo capítulo del caso “Mr Granbomba” ya que tienen intención de pedir el amparo del Tribunal Constitucional si fuera necesario.

A vosotrxs, ¿Qué os parece el hecho de que lo hayan exculpado? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente interesantes.