A pesar de que a veces resulte complicado utilizar este término sin caer en estereotipos y en argumentos con muy poco fundamento, la historia de hoy podría calificarse como ‘la obra de un ángel de la guardia’. Y es que, la casualidad y la fortuna (si es que existe), se juntaron para salvarle la vida a una pequeña niña de la forma más inesperada posible.

Un matrimonio con dos hijos se encontraba pasando unas felices vacaciones en Tenerife y, como es habitual en este tipo de reuniones, decidieron hacerse una foto familiar para inmortalizar la agradable estancia.

Alessia fue la empleada del hotel en el que se encontraban que decidió ofrecerse para inmortalizar el momento. Se trataba de una foto como las que ya había hecho antes a otros clientes. No había nada raro… hasta que sacó la foto… y vio algo que no debería estar ahí.

Ella trabajaba como fotógrafa para el hotel y estaba más que acostumbrada a repetir la rutina: los turistas se reunían, apretujados delante de la lente de la cámara, apretaba el botón, saltaba el flash y listo; siguiente.

La fotógrafa, haciendo honor a su profesión, sacó la fotografía de la mejor forma que pudo. Una vez registrada la imagen en la cámara, se dispuso a pasarla por un procesador de imágenes para poder imprimirla y entregársela a la familia, y fue ahí cuando vio algo que no debía estar.

En el pequeño ojo de la niña de siete meses había un punto blanco. En todas las fotografías realizadas, en el ojo derecho, aparecía una mancha blanca. Lo normal al hacernos una foto con flash, es que los ojos se vean rojos… ¿pero blancos?



Cuando los padres fueron a recoger las instantáneas (que, por suerte, las recogieron, ya que muchos turistas se olvidan y ‘pasan’ de este tema por completo). Sophie Findlay y Darren Marshall se presentaron en la oficina de la chica y esta les advirtió de que esa luz blanca no era normal.

El matrimonio se alarmó muchísimo ante esa advertencia y, una vez en su habitación, buscaron un procesador de imagen para sus teléfonos móviles y pudieron comprobar que la mancha blanca seguía ahí: no era un fallo de iluminación.

Season 3 Emergency GIF - Find & Share on GIPHY

“Cuando estábamos en el hotel, le pedimos a la fotógrafa que hiciera algunas fotos de los niños y cuando fuimos a recoger las fotos, nos llevó aparte y me pidió que echara un vistazo a las fotos de la niña”, explicaba la madre.

Late Night Comedy GIF by The Rundown with Robin Thede - Find & Share on GIPHY

“Inicialmente, creí que era un tema del flash, pero ella nos dijo que era posible pero nunca de color blanco”, recuerda Sophie en una entrevista para ABC. Cuando se presentaron al médico en su país, la peor sospecha fue confirmada: la pequeña tenía retinoblastomacáncer de ojo, con siete meses.

Cuando fueron al hospital, se les cayó el mundo a los pies: “allí nos dijeron que era realmente grave, fue terrible. Atrapamos al tumor a tiempo en un hospital en Birmingham”. Esto, igualmente, no pudo evitar que la niña fuese sometida a quimioterapia.

La familia pudo salvar la vida a la niña, quien se encuentra en proceso de recuperación, pero fuera de peligro. Para agradecerle a Alessia el haberles puesto al corriente de que algo no iba bien, volvieron a Tenerife el pasado mes de mayo, pero ella ya no trabajaba en el hotel.

Tras mucho investigar, pudieron dar con ella y explicarle al detalle lo importante que había sido su aportación y pudiendo así sacarse una foto con Presley, inmortalizando la vez que ‘le salvó la vida’ a alguien sin saberlo.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta historia? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos). 

Fuentes: ABC, Ideal.