Parece que hay muchas personas que no terminan de entender ciertas cosas que, estando el siglo XXI, deberíamos tener claras todos y todas. Por mucho que nos repitamos más que el ajo, no nos cansaremos de repetir y reivindicar un trato justo y no sexista hacia las mujeres.

Obviamente, todos sufrimos de micromachismos y a veces tenemos actitudes que no son las correctas y debemos mirar de corregirlo. Pero, cuando alguien se excede en sus comentarios o en su permisividad, hay que pararle los pies porque sino seguiremos viendo casos como el que os relataremos a continuación.

El pasado fin de semana, dos chicas jóvenes estaban de vacaciones en la localidad de Magaluf (Mallorca) cuando, de repente, se encontraron en un mar de sexismo en vez del tranquilo Mediterráneo que esperaban.

Ambas denunciaron la situación en Twitter a través de un vídeo que ha sido compartido hasta la saciedad.

En él, explican todos los problemas que tuvieron durante su estancia en el hotel Barracuda, donde se han sentido menospreciadas por turistas, camareros e incluso por la propia seguridad del hotel.

“Estamos en el hotel Barracuda, y hacemos este vídeo porque estamos sufriendo un acoso machista más grande que nuestra cabeza“, fue lo que denunciaron las chicas desde el propio establecimiento de hostelería.



El vídeo solo dura dos minutos, pero resulta ser suficiente para relatar la mala experiencia vivida en la piscina con unos turistas franceses y cómo, después, fueron ninguneadas por el vigilante de seguridad.

“Vamos a la piscina y nos reciben unos franceses al grito de ‘guapa, siéntate aquí’. Les hemos contestado y hemos pasado”.

También cuentan que, en la cena, fueron molestadas de forma sexista. Entonces, cansadas de la situación, acudieron a la seguridad del hotel.

“Estamos hartas. Hemos vuelto a la piscina y más hombres haciendo lo mismo, tratándonos como perros. Hemos llamado a la persona encargada de la seguridad y hemos hablado con él”.

El guardia del hotel se dirigió a ellas, según las chicas, mirándoles “a las tetas” y diciendo que él tenía dos hijas de 15 y 25 años que “nunca se han vestido así”. Las jóvenes muestran en el vídeo la ropa que llevan (que no deja de ser vestimenta normal para el verano) y aseguran que seguirán vistiéndose como quieran. “Es junio, no me voy a poner un jersey”.

Luego, con un lenguaje de estar por casa (por el que ellas mismas se han disculpado después a través de Twitter, han querido plantear una pequeña reflexión sobre esa permisividad que hay hacia el trato a las mujeres.

“Luego pasa algo y es nuestra culpa, porque lo vas pidiendo con esa ropa. Si pasara algo este segurata no va a hacer una puta mierda”.

De hecho, al final, les molestó mucho más la actitud mostrada por el hotel y su personal que no los comentarios de los franceses (que son igualmente deleznables), ya que creen que, por mucho que el establecimiento no deba hacerse responsable de la mala educación de sus clientes, sí que debería hacerlo cuando sus empleados son los que favorecen ciertos actos discriminatorios.

“No solo ha sido con los guiris y los seguratas, también con los camareros, con todo el mundo. No entendemos una mierda porque todo el mundo que nos cruzamos nos hace algo. No lo vamos a solucionar pero no nos vamos a callar“.

Por lo menos, el Govern Balear mostró su apoyo a las dos jóvenes a través de Twitter y les agradecieron su denuncia pública al mismo tiempo que las animaban a formalizarla en el Instituto Balear de la Mujer.

La cadena de hoteles al cargo de este establecimiento ha iniciado una investigación para descubrir el alcance de las acciones de sus empleados para actuar en consecuencia ya que, según dicen, condenan cualquier tipo de discriminación por género, raza o religión.

A continuación os dejamos el enlace del vídeo que ellas mismas han publicado en una de sus cuentas de Twitter.

¿Habéis sufrido nunca experiencias de acoso como esta? Explicádnoslas en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos.