Amaia Montero tiene una de las voces más características y míticas del pop español, de eso no hay duda. Pero la presentación de su nuevo álbum en directo no ha sido su mejor noche debido a varios factores.

Parece que tuvo varios fallos técnicos y, en medio de uno, se puso a discutir con su banda que, durante el concierto, parecía ir también a su rollo.

 

Llegados a cierto punto, la cantante empieza a darse cuenta de que el espectáculo que estaban dando no era exactamente el que debería ser, con lo cual se dirigió a los músicos con una vocalización llena de letras arrastrándose y les dijo lo siguiente (pero en inglés):

“Esto es un desastre, chicos. Esto es un desastre absoluto. No sé dónde estoy. No, no, tíos, no”.

Entonces, en un momento muy coloquial con el público (aparte de realmente incómodo y extraño), les preguntó directamente:

“¿Están tocando en otro tono sí o no? ¿Sí o no? Sí, ¿no?”.



En un momento de máxima tensión incluso llegó a discutir con el teclista sobre quién tenía la culpa de todo ese batiburrillo.

Pero Amaia no desistió e intentó poner un poco de orden, así que aprovechó el momento para presentar a su “superbanda” (tal y como dice ella con tono irónico). Pero los músicos no se enteran de que les presentará y siguen tocando como si nada.

En resumen, la carta de presentación de Amaia en esta gira ha sido de un nivel muy dudoso, en cierta medida, por la coordinación con el equipo técnico y los músicos.

Pero también porque la forma de hablar y moverse de la cantante ha hecho que muchos estén convencidos de que se encontraba bajo los efectos del alcohol, tal y como muestran los tuits que podéis ver en esta noticia.

Obviamente, los fans que fueron a verla a Renedos (Cantabria) no estuvieron demasiado contentos.

A continuación, os dejamos el vídeo completo para que podáis juzgar la escena vosotrxs mismxs.

¿Qué opináis sobre lo sucedido?¿Sois fans de la cantante?

Si os ha gustado este artículo, más adelante os dejamos otros enlaces para que podáis seguir disfrutando de noticias de interés.

Fuente: elpais, lavanguardia