WhatsApp es una de las herramientas de comunicación más importantes que existen en la actualidad. Todo aquello que tiene que ver con el mundo de las aplicaciones de mensajería se concentra, de forma caso exclusiva, es esta aplicación propiedad de Facebook. Ya no nos comunicamos como lo hacíamos antes y esa es una evidencia a la que no le podemos dar la espalda. Por ello, hoy os hemos querido traer un estudio muy interesante realizado por el Departamento de Psicología de la Universidad de British Columbia, que buscó averiguar qué cosas decimos a través de la aplicación y por qué, cara a cara, no tenemos las agallas de hacerlo.

1Proferir insultos y mal hablar de lo que sea

Self Defense Fighting GIF - Find & Share on GIPHY

No nos engañemos: por más que sepamos que, estemos donde estemos, deberíamos guardar nuestras formas y aplicar una buena conducta bajo cualquier circunstancia, la verdad es que, como seres humanos, somos bastante susceptibles a caer en el insulto fácil.

Las aplicaciones de mensajería, además, nos transmiten una falsa sensación de anonimato y, en cierta forma, nos hacen sentir invulnerables… pero esto no podría estar más lejos de la verdad. Así pues, nos ‘envalentonamos’ más cuando estamos detrás de una pantalla.

2Criticar por doquier

Let It Go Whatever GIF - Find & Share on GIPHY

El WhatsApp, en muchas ocasiones, se convierte en algo muy parecido a una pequeña casa de Gran Hermano en la que todo el mundo tiene algún cotilleo súper interesante que contar. Cuando estamos en público, es más fácil que la vergüenza nos cohiba de soltar alguna ‘imprudencia’, pero estando online… la cosa cambia.

Cuando la otra persona no nos está viendo la cara, es más fácil ‘despersonalizar’ la situación y, como en el caso anterior, actuar con una mayor sensación de impunidad. Todo el mundo habla de todo el mundo de una forma que, en persona, nunca lo haría.



3Explicarse y pedir perdón

Sorry My Bad GIF - Find & Share on GIPHY

Explicar algo con sinceridad puede llegar a ser bastante ‘vergonzoso’ y, si queremos hablar de un tema que nos incomoda, es más fácil hacerlo desde el otro lado del teléfono. Afrontar una situación comprometida en directo, sí o sí, resulta más estresante.

En lo que se refiere a pedir perdón por cualquier ‘pifia’ que hayamos podido cometer, WhatsApp también se lleva la palma en lo que a ‘mejor opción para no tener que afrontar la dura realidad’ se refiere. Reconocer culpa es complicado, pero si no te ven la cara… mejor.

4Filosofía ‘barata’

The Office Philosophy GIF - Find & Share on GIPHY

En este tipo de conversaciones, perdemos todo lo referido al lenguaje no escrito. Lo único que sabemos de la otra persona es lo que transmite a través de una serie de caracteres que nos ha hecho llegar a través de presionar la tecla ‘Enter’. No prestamos atención a la puntuación o la gramática en general y podemos decir cosas que, en ningún momento, teníamos la intención de decir.

Sintetizamos muchos los mensajes y, por ello, podemos acabar divagando cuando una de las dos partes malinterpreta una cosa y caemos en un bucle mutuamente incomprensible. Si estuviésemos cara a cara, muy probablemente, eso no ocurriría.

5Felicitar por los cumpleaños

Rhyming Leonardo Dicaprio GIF - Find & Share on GIPHY

Este es uno de los mayores (y más molestos) vicios que los sistemas de chat online nos han ‘inculcado’. Todas las festividades ‘son buenas’ para mandar un mensaje. Estamos obsesionados con felicitar a todo el mundo en cualquier momento, ya que tenemos la sensación de ‘tarea hecha’ o de ‘bien queda’, a pesar de haberlo hecho a través de un sistema muy impersonal.

La cosa llega a unos niveles en los que, muchas de esas felicitaciones, no son más que mensajes en cadena que se copian y se pegan sin casi ningún cariño. En persona, nunca iríamos a felicitar a muchas personas de las que sí que lo hacemos por teléfono. Eso es así.

Congrats GIF - Find & Share on GIPHY

A vosotrxs, ¿Qué os ha parecido esta lista? ¿Os habéis sentido identificados con algún punto en concreto? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente interesantes (o eso esperamos). 

Fuentes: ABC, Nueva Mujer.