Todxs hemos tenido algún ex de esos que no nos podemos sacar de la cabeza por mucho que nos esforcemos. Uno de esos que, por mucho que nos digan que el tiempo lo cura todo, parece que ha dejado una cicatriz imposible de sanar.

Pero ¿Cómo podemos dejar de pensar en esa persona? ¿Cómo podemos olvidarnos de aquello que creíamos que daba sentido a nuestras vidas?

Superar una ruptura es una de esas cosas que son más fáciles de decir que de hacer (de hecho, esto prácticamente es siempre cierto) ya que se mezclan muchas emociones y sentimientos que a menudo nos desbordan. Esa mezcla de ira, amor, frustración y odio hacia nosotrxs mismxs y hacia la otra persona es muy complicada de gestionar.

Por suerte, una universidad ha realizado un estudio reciente para determinar si existe alguna técnica o método especialmente eficaz para solucionar este tipo de situaciones en las que no puedes dejar de pensar en una relación cuyo futuro es inexistente.

La Universidad de Missouri-St.Louis formó un equipo para descubrir la solución a un problema que afecta a muchísimas personas y que, prácticamente, es una epidemia entre los jóvenes.

Para hacerlo, realizó un experimento con voluntarios (tanto hombres como mujeres) y que tenían edades que van entre los 24 y los 37 años. Todos ellxs habían terminado recientemente la relación que tenían con su pareja y, por lo menos en el momento de la prueba, seguían teniendo sentimientos por sus ex que no les dejaban avanzar en su vida.



Se dividió a los participantes del estudio en tres grupos y, a cada uno de ellos, les dieron una estrategia diferente para afrontar la ruptura. Unos tenías que liberar mentalmente todos los sentimientos negativos hacia su ex pareja, como por ejemplo la rabia y la ira.

Otros tenían que aceptar que, pese a estar enamorados de esa persona tan especial, debían seguir con sus vidas e intentar avanzar de la mejor manera posible. Y, por último, los terceros tenían que intentar despistar su mente pensando en cosas que les gusten y dedicar el menor tiempo posible en pensar en su ex.

Después de realizarles estas peticiones se les dejó ir a casa y, al cabo de un tiempo, se reunieron con todos ellos para, mediante encefalogramas, poder medir sus reacciones.

De esa forma, comprobaron que, los del primer grupo, estaban menos enamorados de sus ex parejas, pero seguían sintiendo ira y dolor. Sin embargo, los que tenían que aceptar sus sentimientos seguían tan enamorados como antes y su sufrimiento era el mismo que antes de realizar el experimento.

El tercer grupo es el que mostró unos resultados más positivos. Simplemente distrayendo su mente con otras cosas, sus encefalogramas revelaron que habían logrado disminuir considerablemente su malestar y que se encontraba en una situación mental mucho más sana y estable.

Finalmente, se demuestra que, lo mejor para superar una ruptura, es ocuparse con otras cosas, dejar de vivir en el pasado para ilusionarse con el futuro y el mundo de posibilidades que se te abren. Eso no significa, necesariamente, nuevas parejas, sino que toda forma parte del bonito sendero que es la vida.

Con lo cual, si os dicen que solo os vais de viaje para olvidaros de esa persona o que si os habéis comprado esa moto que no necesitabais es solo porque lo has dejado con vuestra pareja, vosotrxs sonreíd y decid que sí sin vergüenza porque estáis haciendo lo necesario para ser felices.

¿Qué es lo que mejor os funciona a vosotrxs? Explicadnos vuestros métodos para superar rupturas en los comentarios de Facebook.

Si os ha gustado esta noticia, más abajo os dejamos otros enlaces que os resultarán tan interesantes como este (o más).