Adivinar los resultados de un partido es un poder que a más de uno de le vendría bien, principalmente para poder reventar la quiniela de forma épica y ganarse unos cuantos euros.

Eso se hace especialmente importante ahora que llega el Mundial de Rusia de fútbol en el que, obviamente, aparte de futbolistas y aficionados, se reunirán varios pitonisos y adivinos de distinta índole para intentar acertar el ganador de los distintos partidos que se producirán durante el torneo.

Pero, por algún motivo, el referente que todos tenemos a la hora de pensar en eso no es ni Sandro Rey ni ningún otro vidente, sino que es un animal, concretamente un cefalópodo.

Estamos hablando del Pulpo Paul, el que se convirtió, con el permiso de Iniesta, en uno de los protagonistas del Mundial de Sudáfrica de 2010. El rito se hacía en las instalaciones del Sea Life Centre en Oberhausen (una ciudad de Alemania) donde el pulpo adivinaba los resultados de los encuentros venideros eligiendo entre dos boles llenos de comida. Cada uno de los recipientes tenía asociado una selección nacional y, de esa forma, tomaba una decisión.

Muchxs pensaréis que eso es una tontería (y seguramente estéis en lo cierto) pero el pulpo acertó muchos resultados y, de hecho, prácticamente no tuvo fallos durante el Mundial de 2010.

El pulpo murió en 2010 y se erigió una estatua en su honor, pero no os preocupéis, este año tiene un sustituto que, en vez de pertenecer al mar, ha resultado ser un animal bastante más común: un gato.

Pero este no es un gato cualquiera. Se llama Aquiles y durante la Copa Confederaciones que se celebró en Rusia en 2017, lo petó con sus resultados. Además, es uno de los felinos que viven en el museo de Hermitage situado en San Petersburgo.





Aunque penséis que es broma, la verdad es que la selección del sustituto del Pulpo Paul fue un proceso duro. Desfilaron un elefante, una tortuga marina y hasta un conejo, pero ninguna estuvo a la altura hasta que, finalmente, Aquiles fue el escogido para intentar cubrir el vació que Paul dejó en nuestros corazones.

Como dato curioso, Aquiles es blanco y sordo, dos características que, a menudo (y aunque no sabemos por qué) van de la mano. Y, de hecho, eso ha sido muy relevante durante el rito de “predicción” del gato tal y como explicó una de las encargadas de cuidar al animal, María Khaltounéne.

«Es imposible capturar su atención mediante un sonido cuando está eligiendo».

Hace falta destacar que sus aptitudes como pitoniso no fueron el atractivo principal para escoger a Aquiles como sustituto del pulpo, sino que fueron, sobre todo, su carácter tranquilo y dócil y el poco miedo que muestra ante cámaras y multitudes (seguramente debido a que está acostumbrado debido a sus vivencias en el museo).

Pero ¿Cómo escoge qué selección ganará el partido? Pues de forma idéntica a como lo hacía el pulpo Paul en su momento, colocando dos boles con comida (cada uno asignando a una selección) y dejando que el gato elija de cuál quiere comer.





Durante la Copa Confederaciones adivinó algunos resultados, pero tampoco es que sea demasiado representativo debido a que, si lo pensamos, siempre tiene un 50% de posibilidades acertar y la tercera opción, que consiste en no comer de ninguno, raramente se da.

A lo largo del Mundial y mientras no esté haciendo predicciones, el gato visitará los hospitales infantiles para conocer y pasar un rato con menores enfermos terminales, con lo cual, sea más o menos estúpido el hecho de creer que un animal puede adivinar unos resultados de fútbol, por lo menos se sacará algo positivo de todo ello.

A vosotrxs, ¿Qué os parecen estas predicciones? ¿Sois supersticiosos? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y encontraréis otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente interesantes.