First Dates nos hace disfrutar con aventuras románticas que nada tienen que envidiar a Romeo Julieta, Titanic, El diario de Noa o Brokeback Mountain. Obviamente, disfrutamos con la felicidad de la gente y nos alegra ver como las cosas salen bien.

Pero eso no significa que, de vez en cuando, disfrutemos con las citas menos afortunadas. Y es que hay algo que nos produce mucho placer cuando vemos, en directo, lo más parecido que se nos ocurre a una cita de Tinder que ha ido mal.

Es como ver un accidente (donde todo el mundo sale ileso) a cámara lenta o como mirar como el fuego quema algo. Sabes que no deberías sentirte a gusto con ello, pero, de algún modo, tienes cierta sensación de placer.

Algo así sucedió en un capítulo reciente de First Dates, pero sin la cámara lenta. Si el amor fuese un coche podríamos decir que nada más salir de la línea de salida este se estampó contra un muro y terminó con siniestro total.

accident fail GIF
Esta es la piscina del amor

Isi y Sergio fueron escogidos como pareja para participar en el ya mítico programa y protagonizaron una cita mucho más animada y disputada que el combate entre Pacquiao y Mayweather.

No hubo un momento de descanso y los camareros tuvieron que traer los platos navegando entre un mar de reproches y pullitas. Es verdad que la cita perdió intensidad al tener un final de lo más previsible y es que el amor debería ser manco, cojo, mudo y sordo, aparte de ciego, para no darse cuenta de que estos dos no tienen ningún futuro juntos.

Isi explicó que tenía 40 años y comentó que le gustaba mucho cuidarse, la cosmética y estar siempre guapo y moreno.

«Me gusta mucho echarme cremas en el cuerpo, en la cara… maquillarte, sí. Echarte un poco de bronceado, tomar el sol en veranito…».

Pero, pese a esa promesa, a Sergio no le gustó nada. Él, dedicándose al mundo de la moda, opinó lo siguiente de Isi.

«Yo, que me dedico a esto, no veo que Isi sea una persona a la que le gusta la estética. De hecho lo veo como una persona bastante dejada. No me ha gustado nada, pero yo soy una persona educada y he dicho ‘lo mismo le veo una persona súperinteresante».

Como veis, de entrada la cosa no parecía que iba a funcionar, pero, de todos modos, cenaron juntos. Se sentaron en la misma mesa pero, realmente, parecía que cada uno estaba en un mundo distinto, sobre todo Isi, que se paso la cena mirando al camarero, Matías Roure, cosa que reconoció en «privado» ante la cámara que va haciendo esa especie de «entrevista».

 «La verdad es que me he pasado la cita mirando al camarero».

Pero fue en la parte final de la cita, en el momento de la decisión final, cuando ambos sacaron todo su arsenal de desprecios. Sergio directamente le preguntó a Isi que era lo que no le gustaba de él, así que el otro le contestó sin pelos en la lengua.

«Pues no me gusta tu delgadez y que tienes mucha pluma. Se te nota mucho».

Obviamente, la respuesta disgustó a Sergio que, sin poder aguantar más, le dejó las cosas claras.

«Me ha parecido una falta de respeto eso que me has dicho. Además, tienes que prestar atención a lo que una persona te dice en una cita, no puedes estar mirando las luces. Si nos cruzamos en el metro, tal vez me cambiaría de vagón para no saludarte».

Sergio e Isi son la prueba de que el amor existe porque, si existen dos personas tan distintas y poco afines como ellos dos, también tiene que existir una pareja que sea justo lo contrario.

A continuación, os dejamos un fragmento del programa para que juzgueis la cita por vosotrxs mismxs.

¿Habéis tenido nunca una cita horrenda? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

Si os ha gustado esta noticia, más abajo tenéis otros enlaces con artículos que os resultarán muy interesantes.

Fuentes: huffingtonpost, ecoteuve