El baile es algo peligroso, no solo por los perjuicios que podemos causar a nuestras cervicales o los tobillos, ni siquiera por los daños psicológicos que uno puede sufrir al ver bailar a según que persona. El baile es peligroso porque, si llevas un arma encima, te la juegas a que se dispare en medio de un movimiento sexy (si no nos creéis imaginaos a Thanos bailando sevillanas o a Freddy Krueger dándole al reggaetón).

Recientemente, un agente del FBI aprendió esa lección en medio de un baile y, seguramente, nunca más volverá a llevarse el arma reglamentaria a la discoteca. Aunque puede que estemos subestimando la estupidez y el gusto por las armas que tienen los estadounidenses).

Sucedió en un club llamado Mile High Spirits, situado en Denver, donde un grupo improvisado de feligreses empezó a hacer un poco de breakdance (esa danza que pone en riesgo todas tus extremidades y que deja el suelo como los chorros de oro).

Un hombre decidió que era el momento de demostrar sus aptitudes como gogó y probar que era un bailarín digno de participar en Fama. Así que, ni corto ni perezoso, se puso en medio del coro para empezar su baile.

Su rutina consistía en una serie de movimientos de rodilla que dejarían sentado al mejor defensa central del mundo. Pero el artista debía cerrar el número con algo grande, con algo gordo. Un backflip.

El salto mortal hacia atrás no fue perfecto, pero no estuvo mal. El único problema fue que, al girar, se le cayó el arma que llevaba en la parte trasera del pantalón.

Rápidamente, intentó recogerla, pero al hacerlo y con las prisas debió apretar el gatillo. Lo que está claro es que el arma disparó una bala que salió hacia la multitud y le dio a una persona de la muchedumbre en la pierna. Por suerte, la víctima de este “accidente” se encuentra sana y salva.

Pese a que resultó ser un agente del FBI y pese a que las imágenes del vídeo que os pondremos a continuación muestran como levanta las manos como si no hubiese hecho nada, la policía lo localizó y se lo llevó para hacerle un interrogatorio.

Ahora mismo el caso está en manos del fiscal del distrito que decidirá, junto al supervisor del hombre dentro del FBI, si es necesario presentar cargos.

Como hemos dicho, parece que, en vez de comprobar si le ha dado a alguien, simplemente recoge el arma y se va como cuando un jugador quiere simular que no le ha pegado una patada a Messi. Luego, los gerentes del local tuvieron que lidiar con el caos y el clima que se generó como buenamente pudieron.

“Solo escuchamos un pop. Después no se oyó nada más, así que no nos dimos cuenta de que había sido un disparo hasta que vimos la víctima sujetándose la pierna y pidiendo que llamasen al 911”.

Un parroquiano estuvo rápido y le hizo un torniquete a la víctima (aunque, como muchxs sabréis, esta no es siempre la mejor opción). Por suerte los paramédicos llegaron rápido y el hombre fue trasladado al hospital donde se ha ido recuperando de forma correcta y según lo esperado.

La encargada principal del bar, llamada Heather Schiraldi, dijo que no supo cómo había sido disparado su cliente hasta que lo leyó al día siguiente. Cuando se enteró de cómo se había producido la situación, se mostró realmente enfadada con lo sucedido.

“Estoy muy enfadada ¿Qué se supone que estaba haciendo ese agente? ¿Por qué haces un backflip con un arma cargada en la cintura? Creo que la reacción de todo el mundo fue de estupefacción e incomprensión”.

the matrix GIF

Esperamos que, sean cuales sean las consecuencias que deba afrontar el agente federal,  no se vuelva a producir una situación tan “ridícula” y lamentable como esta.

A continuación, os dejamos el vídeo completo donde se ve claramente lo sucedido.

¿Os parece que el uso de las armas en Estados Unidos está mal regulado? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

Si os ha gustado esta noticia, podéis echar un vistazo más abajo y, con casi total seguridad, encontraréis algún artículo tan interesante como este (o eso esperamos).