Para hacer algodón de azúcar, suele ser necesaria una máquina de esas que parece una lavadora puesta mirando hacia arriba y con la que, mediante un palo, sacan todo el azúcar centrifugándose. Un invento que parece hecho por la mismísima NASA.

Con lo cual, si lo que buscáis es montaros una parada en la feria sin hacer una inversión inicial importante, puede que no estéis en el lugar indicado, pero si, simplemente, pretendéis sorprender a vuestros amigos, esta “guía culinaria” os resultará muy útil.

Y es que este alimento no es algo que destaque tanto por su sabor, como por su espectacularidad. Comerse una nube flotando en un palo resulta algo curioso y que siempre asociamos con un ambiente lúdico festivo como el que podemos encontrar en un sitio lleno de atracciones o en una feria gastronómica. En cualquier caso, nos guste más o menos, siempre nos hace ilusión comerlo o encontrar un estante donde lo vendan.

A continuación, te explicaremos como hacer hilos de azúcar con unas pocas herramientas que todo tiene en casa y con una pizca de paciencia. Para hacerlo solo tienes que seguir las siguientes instrucciones.

Ingredientes:

4 tazas u 800 gramos de azúcar

1 taza o 40 ml de miel de maíz

1 taza o 40 ml de agua



1/4 de cucharadita o 1.5 g de sal

1 cucharadita o 5 ml de extracto de frambuesa

2 gotas de colorante alimentario rosado

Pon el azúcar, la miel de maíz, la sal (un cuarto de cucharada) y el agua en una gran cacerola mientras se cuece a fuego medio. Ve revolviendo los ingredientes mientras se derrite el azúcar. Finalmente usa una brocha de repostería para limpiar los costados del recipiente que estés utilizando.

Coloca un termómetro de dulces y calienta la mezcla a 160 grados. Luego vierte todo eso un recipiente que sea poco profundo y que sea resistente a las altas temperaturas. Entonces agrega el extracto de frambuesa y colorante.

Antes de empezar a hacer los hilos, forra con papel de horno la mesa o la encimera, si quieres, puedes poner un poco en el suelo por si cae algún trozo de azúcar.

Para crear ese efecto hilado, quítale la punta a un batidor de globo y sumérgelo en jarabe de azúcar. Luego levántalo y deja que caiga algo de azúcar, cuando veas que has eliminado el exceso levanta el batidor encima del papel de horno y ve moviéndolo para crear esos hilos hasta formar una especia de nido de ave.

Obviamente, el resultado no es igual al que obtendrías con una máquina específica para esta labor (principalmente por la textura), pero el sabor es muy parecido y está realmente bueno. Así que, una vez hecho ese nido, solo tienes que envolver el algodón de azúcar en un palo (puedes aprovechar palos de helado, palillos chinos o cualquier otro utensilio, incluso una cuchara)

Intenta hacerlo cuanto antes para evitar que el algodón se seque, aunque siempre puedes guardarlo en recipientes herméticos para que conserve, en cierta medida, su estado óptimo.

Esta receta es bastante sencilla, pero tenéis que ir con cuidado ya que el azúcar caliente puede producirnos quemaduras severas si  nos cae encima de la piel o de la ropa. Así que queda terminalmente prohibido cocinar sin camiseta y, si eres jovenzuelo, te animamos a que pidas ayuda a papá o mamá para evitar que te prohíban entrar en la cocina nunca más.



¿Os gusta el algodón de azúcar? ¿Os animaréis a hacerlo en casa? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

Si os ha gustado este artículo tan dulce y queréis seguir leyendo, podéis hacerlo mediante los enlaces tan interesantes que os hemos dejado más abajo.