Hay ciertas dolencias o enfermedades que, por algún motivo u otro, están estigmatizadas y es poco frecuente que hablemos de ellas. Casualmente (o seguramente no) muchas de ellas están relacionadas, en su mayoría, con las mujeres como, por ejemplo, la anorexia o la depresión postparto, de la cual hablaremos a continuación.

Mientras hablamos sobre esta enfermedad mental, os dejamos algunas fotografías fomentadas por la cuenta de Instagram @takebackpostpartum que intenta hacer que las embarazadas abracen y se tomen de forma positiva las heridas de “guerra” que les ha dejado su embarazo. En esas imágenes se muestra la realidad de tener un bebé y lo dura que es la depresión postparto, es decir, pretende enseñar una versión real de que afrontan muchas mujeres tras tener a sus pequeños.

Uno de los dilemas principales que tienen las madres al sufrir esta dolencia es: ¿Por qué me siento tan triste si acabo de tener un bebé?

Esto es algo normal y no tiene porque significar que tienes depresión postparto, la tristeza después del parto (baby blues en inglés) es algo que les ocurre a muchas mujeres, concretamente entre un 40 y un 80 por ciento de las nuevas madres experimentan esa sensación. Esto suele empezar unos días después de tener el bebé y termina al cabo de una o dos semanas, pero hay que tener cuidado porque puede que se trate de otro problema más serio.

Si crees que puedes estar sufriendo una depresión postparto en vez de simple estrés y cansancio debido a la maternidad, deberías acudir a tu médico. Se estima que un 10% de las mujeres que son madres por primera vez padecen esta enfermedad. Además, se sabe que puede aparecer durante todo el primer año después de tener al bebé, con lo cual no podemos bajar la guardia solo porque han pasado unos meses desde su nacimiento.

En caso de que lo detectemos pronto y solicitemos una visita con nuestro médico, este seguramente nos recomendará un terapeuta y nos recetará un antidepresivo para tratarlo cuanto antes.

Para saber cómo podemos identificar si sufrimos depresión postparto debemos estar atentas si detectamos que tenemos cinco o más síntomas de los que citaremos a continuación:





Sensación de tristeza profunda, vacío o desesperanza.

Llanto constante.

Pérdida de interés en actividades que antes resultaban agradables.

Dificultad para dormir de noche o mantenerte despierta durante el día.

Pérdida de apetito o consumo excesivo de alimentos, o cambio de peso no intencional.

Sentimiento abrumador de inutilidad o culpa excesiva.

Agitación o pereza.

Dificultad para concentrarte o tomar decisiones.

Sensación de que vivir no vale la pena.

Otros síntomas que también podrían indicar depresión incluyen: 

Irritación o enojo.

Evitar los amigos y la familia.



Preocuparte excesivamente por el bebé.

No interesarte por el bebé o no lograr cuidarlo.

Sentirte tan exhausta que eres incapaz de salir de la cama por varias horas.

Por último, hablaremos sobre cuáles son las causas de esta. Este tipo de depresión puede derivarse de una combinación de factores hormonales, medioambientales, emocionales y genéticos, es decir, de cosas sobre las cuales no tenemos control, con lo cual, una no debe torturarse por ello ni sentirse “mala madre” por sentirse deprimida tras tener a su bebé.

En cualquier caso, esperamos haber podido dar algunos datos de referencia y haber dado un poco de visibilidad a este problema tan común y del que, por desgracia, se habla muy poco.

¿Conocéis a alguien que haya sufrido depresión postparto? ¿Cual es vuestra experiencia con esta enfermedad? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

Si os ha gustado esta noticia, a continuación podéis seguir leyendo otros artículos tan interesantes como este en los enlaces que os dejamos más abajo.

Fuentes: boredpanda, espanol.babycenter

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO