Cuando empieza la adolescencia, muchxs de nosotrxs estamos felices de ver que aparecen nuestros primeros pelos en las partes íntimas o en la barba. Sin embargo, hay un amigo de la pubertad que no es tan bienvenido como el vello púbico: estamos hablando del acné.

Sin embargo, de la misma forma que existen cremas depilatorias para el pelo, también existen métodos (en este caso naturales) para reducir el acné. A continuación, os daremos seis consejos para poder combatir el peor enemigo de las citas.




Cuida tus hábitos alimenticios

Somos lo que comemos. Tu dieta afecta de forma muy directa en tu piel y en la salud de esta. Comer alimentos hechos con muchos azúcares, aceites y grasas saturadas puede ser muy perjudicial para nuestra salud en general y, en especial, para la piel.




A veces no nos podemos resistir a comprar esa galleta, ese bollo, ese dulce… A  menudo, no podemos aguantar y, cuando llegamos a casa, lo mezclamos todo y nos los comemos delante de la tele sin ni siquiera usar cubiertos.

Pero eso puede acarrear problemas mucho más graves que una mancha en el sofá como: el aumento de los niveles de insulina, aumento de la grasa en la piel que provoca la aparición de granos y acné o incluso puede llegar a alterar nuestra producción de andrógenos.

Hidrátate

Es muy importante beber agua y mantenerse hidratado para ir eliminando toxinas de nuestro cuerpo, tanto de la sangre como de la parte externa de las células.  El agua es un gran disolvente y contribuye a limpiar nuestro cuerpo a través del sudor y de la orina.

Aproximadamente se recomienda beber 2 litros de agua al día para mantener hidratada nuestra piel que, idóneamente,  debería tener un 72% de agua. De esa forma podremos mantener esa proporción, cosa que contribuirá a reducir el acné y evitará que salga tanto en el futuro.

Maquillaje




Cada vez se está apostando por apariencias más naturales y menos forzadas. Aún así, entendemos que es difícil salir siempre sin maquillar, algo que favorece la aparición de acné. Con lo cual, os daremos unos pequeños consejos para que el impacto del maquillaje en vuestra piel sea el mínimo posible: Procura elegir productos de buena calidad; escoge productos adecuados para tu tipo de piel; cada noche elimina el maquillaje por completo  y procura no aplicar maquillaje un día a la semana para que tu rostro repose como cuando se deja descansar la tierra en el campo.

Higiene facial

Llevar una buena higiene es esencial para mantenerla libre de impurezas y evitar la aparición de granos. Simplemente con jabón neutro y agua tibia de forma frecuente, podemos hacer que nuestro rostro este limpio y, en consecuencia, más sano.

También recomendamos usar un exfoliante una vez por semana, lo más natural posible.

Cuida tus horas de sueño

Descansar las ocho horas diarias contribuye a la relajación del cuerpo y hace que la piel realice el proceso de desintoxicación más fácilmente. Pero no solo eso, aparte de reducir el acné, también evitaremos la aparición de ojeras y, a nivel mental, estaremos más concentrados y nos sentiremos mucho mejor.

Si, por el motivo que sea, no puedes dormir esas ocho horas, te recomendamos que hagas una siesta que no dure más de 40 minutos.





Revisa tu medicación

Si lo has probado todo y tu acné sigue siendo muy agresivo puede que se deba al efecto secundario de algún fármaco como, por ejemplo, las pastillas anticonceptivas. Pero antes de dejar de tomarlo consúltalo con tu médico.

¿Tienes mucho acné? ¿Es posible que se deba a que no realizas alguno de estos hábitos? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

Si os ha gustado el artículo y queréis seguir leyendo, a continuación os dejamos otros enlaces que seguro os resultarán de interés.