Por muchos contratos estratosféricos y casas de ensueño que tengan, los futbolistas son gente normal que vive su vida como el resto: a veces van a por el pan, en ciertas ocasiones enferman y, cómo no, también se casan. De hecho, si lo pensamos bien, se casan con más frecuencia y prontía que el resto de mortales.

El último en hacerlo ha sido Sergi Roberto, el jugador del Fútbol Club Barcelona que ha afianzado su compromiso con la modelo israelí Coral Simanovich.

De hecho, este miércoles celebraron la boda en Tel Aviv donde asistieron muchos compañeros de vestuario de Sergi y otros exjugadores con los que el de Reus entabló una relación de amistad durante estos años en el Barça.

“Os merecéis lo mejor. Os quiero”.

Las fotografías que muchos asistentes han subido a Instagram parece que forman una alfombra roja lleno de triunfos de La Masia por la cantidad de jóvenes promesas (y algunas ya no tan jóvenes) que aparecen en las imágenes.

Love u both❤️ #coralandsergi

A post shared by Denis Suarez Fernandez (@denissuarezfernandez) on

“Os quiero a los dos”.

De hecho, si no fuese debido a que solo quedan dos semana para el Mundial de Rusia, seguramente la lista de invitados a la ceremonia hubiese sido mucho más numerosa y, posiblemente, aún más VIP.

No se puede ser más guapa… Por fuera y aún más por dentro. 💙

A post shared by Marc Bartra (@marcbartra) on

“No se puede ser más guapa… Por fuera y aún más por dentro”.

De todos modos, algunos de los que sí acudieron a la boda fueron:

Marc Bartra, Marc Muniesa, Bojan Krkic, Denis Suárez, Sergi Gómez, Carles Planas, Ivan Balliu, Joan Roman, Jordi Amat y Oriol Romeu.

Un equipo que más de un club desearía tener como representantes en el campo de su escudo. Incluso han subido una foto en la que salen con el pecho descubierto en la que parecen querer emular una pared de ladrillos.

Countdown…👰🏼🤵🏽 #coralandsergi

A post shared by Marc Muniesa (@muniesa) on

“Cuenta atrás”

Suponemos que no fue tan espectacular como las bodas de Cristiano Ronaldo o Messi, pero sus caras de felicidad nos hacen deducir que, seguramente, ni Sergi ni su esposa, sienten que tienen algo que envidiar.

A post shared by Juli Grau (@juligrauc) on

¿A qué jugadores invitaríais a vuestra boda? Ponédnoslo en los comentarios.

A continuación, podéis seguir leyendo otras noticias de interés que os dejamos en los enlaces que hay más abajo.

Fuentes: elperiodico, marca