A menudo, vemos situaciones en carretera que nos ponen los pelos de punta cuando, por ejemplo, un coche nos avanza a toda velocidad por la derecha. Cuando pasa, solemos mirar a nuestro copiloto y le decimos “este se la va a pegar” y, por desgracia o por suerte (según como se mire), nunca lo llegamos a ver.

A continuación os presentaremos un caso en el que el karma actúa de forma instantánea, sancionando de forma más severa que la mayoría de multas.

El clip fue grabado en una autopista de Scottsdale, Arizona por un coche que circulaba con normalidad. De repente, un Jeep Cherokee de color gris oscuro le adelanta a una velocidad fuera de lo común y, además, lo hace por la derecha e invadiendo todo su carril. De hecho, por poco impacta con el otro coche.

Pero, después de avanzar a otro coche, termina saliendo de la carretera hasta rodar por encima del territorio desértico e incluso llega a alzar un poco el vuelo. Por desgracia, no se termina viendo el estado en que queda el coche porque desaparece en una nube de polvo y arena.

Suponemos que, enfadado, el conductor del vehículo que graba el vídeo no hace ningún amago o muestra alguna intención de parar para asistirle, aunque sí que disminuye la velocidad por motivos de seguridad (algo que el coche accidentado debería empezar a estudiar).

Aunque en el clip no se ve si los integrantes están a salvo, los informes que salieron al respecto confirmaron que, pese a la espectacularidad del accidente, no hubo ningún herido. Con lo cual esperamos que el susto le valga, por lo menos, para dejar de conducir de una forma tan agresiva y temeraria.

Aquí podéis ver el vídeo de treinta segundos donde se observa claramente cómo se produce el accidente.

¿Os ha producido cierta satisfacción ver actuar al karma? ¿O habéis sufrido por los integrantes del vehículo? Ponédnoslo en los comentarios de Facebook.

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echarle un vistazo más abajo a los otros relacionados que os dejamos y que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente interesantes.