El mundo de ‘Harry Potter’ dio mucho de sí en los cerca de 12 años que duró toda la saga en su paso por la gran pantalla. La adaptación de los famosos libros fue todo un éxito y las legiones de fans que se crearon alrededor de todo el globo terráqueo no hacen más que corroborarlo. El mago de la cicatriz en la frente se robó nuestro corazón, sí. Pero no fue el único de esos personajes que nos caló hasta lo más hondo.

Severus Snape era el profesor de pociones en el colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Un hombre amargado y mezquino que dedicaba su tiempo a ponerle mala cara a Harry y a bajarle puntos a la casa de Gryffindor.

Snape empezó siendo un personaje odiado y, con el paso de las películas, fuimos comprendiendo que había algo más dentro de su interior; que no todo lo que veíamos era lo que era y una gran cantidad de secretos se ocultaban debajo de esa piel pálida y de ese pelo negro grasiento.

El actor que le dio vida en la gran pantalla a este icónico personaje no fue otro que el también icónico Alan Rickman, tristemente fallecido a principios de 2016. Este intérprete, aparte de este famoso ‘profesor’, nos regaló también personajes como los de Harry en ‘Love Actually’ o Hans Gruber en ‘La Jungla de Cristal’.

Recientemente, se han puesto a subasta algunos de los documentos personales pertenecientes a Rickman y que incluyen, entre otras cosas, cartas y trozos de textos que el actor escribió a lo largo de su carrera cinematográfica.

Pero hubo algo que llamó muchísimo la atención: entre esos textos, había unos escritos en la época en la que Alan rodó la Saga de Harry Potter en los que confesaba que estaba frustrado con su personaje en la saga.

Al parecer, no se sentía nada cómodo con la interpretación que estaba ofreciendo en la gran pantalla y le preocupaba el poder encajar o no en la franquicia. El punto culminante de todo esto, como puede leerse en el texto publicado, habría sido durante el rodaje de la sexta entrega de la saga: ‘Harry Potter y el Misterio del Príncipe’.





En la carta, titulada ‘Dentro de la cabeza de Snape’, Rickman creía que David Yates, director de la cinta, había decidido que su personaje era irrelevante para algunos aspectos fundamentales de la saga, ya que este no ‘atraía al público joven’.

“Es como si el director decidiera que no es importante dentro de un esquema, por ejemplo, atraer el público adolescente”

En otra carta, David Heyman, productor de gran parte de la saga del joven mago, le escribía: «Gracias por hacer de Harry Potter 2 un éxito. Sé que a veces te sientes frustrado, pero quiero que sepas que eres una parte fundamental de las películas y eres brillante».

J.K.Rowling, la autora de los libros, también tuvo unas palabras para Rickman en las que le agradecía todo lo que había hecho por su personaje: «Gracias por hacerle justicia a mi personaje».

Las 35 cajas de cartas que se han podido recuperar fueron recolectadas y clasificadas por el también actor Neil Pearson, quien las subastará esta semana en la ABA Rare Book Faie de Londres. Si eres fan de la saga y quieres un último recuerdo de Alan, ya puedes coger un avión y la chequera hasta la capital del Reino Unido.





A vosotrxs, ¿qué os han parecido estas declaraciones? ¿Qué pensáis de ellas teniendo en cuenta el desenlace final de su personaje? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros artículos relacionados que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente interesantes. 

Fuentes: Telegraph, Independent.