Todxs hemos tenido días malos, días horribles, días en lo que desearías no haberte levantado, en resumen, días de mierda. Incluso es posible que hayáis tenido semanas para olvidar, pero, es muy posible, que ninguna de vuestras historias sea tan desafortunada y catastrófica como la que os contaremos.

Una usuaria de Imgur, alias onewomanriot, ha subido recientemente una historia sobre su fatídica primera semana de mayo. El universo se puso de acuerdo y los astros se alinearon para hacer que la vida de esta mujer fuese un auténtico infierno, pero ella supo saber pasar por todo manteniendo la sonrisa.

excited eddie griffin GIF

A continuación os dejamos la narración completa y en primera persona de todo lo que le ocurrió durante esa semana:

Día 1. Estaba en unas conferencias el pasado fin de semana, un evento que se suponía que yo debía coordinar. Y el sábado, en una cena/baile, tomé tres copas de vino y perdí el conocimiento (algo que no me pasaba desde que tenía veinte años). Había tomado los tres vasos durante la cena, pero parece ser que me había quedado con hambre porque me desmayé y me comí un buen trozo de suelo rico en cemento.

Día 2. Se ve que estaba baja en hierro y vitaminas, lo cual, sumado al alcohol hizo que mis malditos glóbulos rojos no llevasen oxígeno al cerebro haciendo que cayese al suelo, con la cara por delante. Lo que podría haber sido una caída desafortunada ha supuesto que me hayan tenido que hacer una cirugía de emergencia en la boca para quitar fragmentos de diente y arreglar algunos nervios que habían sido dañados.

Día 3. No pude comer durante tres días, ni lavarme los dientes, me costaba hasta beber agua. Y todo esto cuando me encontraba en el clímax de tres largos meses de trabajo. De hecho, un amigo mío me dijo que esto me había pasado para obligarme a bajar el ritmo, pero hubiese preferido que el universo no hubiera sido tan brusco al frenarme.





Luego, me llamaron de la organización del evento para decirme que cancelaban mi participación en este porque decían que la situación se había producido debido a un consumo de alcohol irresponsable. Todo esto después de que nadie me ayudase cuando caí y que no hubiera ni una persona de la organización interesada en mi estado de salud. Estaba furiosa.

Día 4. Empecé a trabajar desde casa enviando mails por doquier, por suerte, los “medicamentos” hacían que todo fuese mucho más divertido.

Día 5. La buena noticia es que el médico me ha dicho que soy como Lobezno porque me estoy curando muy rápido. La mala es que necesitaré implantes para sustituir los dientes perdidos.

En cualquier caso estaba de buen humor y me estaba habituando a nuevas rutinas cuando me di cuenta de que tenía un par de picaduras bastante raras. Me habían picado unos malditos chinches. Así que tuve que limpiar toda la ropa para luego sellarla, además de seguir una serie de procedimientos que implicaban abandonar mi hogar durante un día entero para dejar la casa libre de esos bichos.





Día 8. Mañana me ponen mis dientes. Aún me queda un largo camino por recorrer, pero al menos ya no asustaré a los niños pequeños por la calle.

Actualmente ya se encuentra bien, de hecho, actualizó su historia y nos enseñó sus dientes nuevos, pese a que, de nuevo, tuvo un pequeño percance con ellos. Una buena amiga le hizo arroz con curry casero y, cuando el diente llevaban solo cuatro horas en su boca, ya los había dañado haciendo que se viese totalmente amarillo.

Pero no creemos que esto le suponga ningún problema teniendo en cuenta el humor con el que se ha tomado esta trágica y desafortunada semana.

¿Qué os ha parecido el relato de esta mujer? ¿Alguna vez habéis vivido algo similar? ¡No dudéis en contárnoslo en los comentarios de Facebook e Instagram!

Si os ha gustado, más abajo os dejamos otros enlaces con artículos tan interesantes como este (o más).