Hoy no nos andaremos con tonterías. Iremos directo al grano y procuraremos dejar de lado cualquier información superficial que no se ajuste estrictamente a aquello que sea completamente relevante para la consecución de nuestro objetivo final. La gloria no espera y no tenemos tiempo que perder… como en este momento, que ya se nos está yendo la pirula. Además, tenemos hambre: aquí os dejamos una estupenda receta que, si la seguís paso a paso, podréis conseguir reproducir, de forma casi idéntica, la famosa receta de KFC (Kentucky Fried Chicken) en vuestra propia cocina. Nosotros hemos pillado una que hemos encontrado por ahí y le hemos dado nuestro toque. ¡A ver qué os parece!

Ingredientes necesarios (e imprescindibles):

-Pechugas de pollo ricas ricas.

-Una mijillas de pimienta negra.

-Lo mismo pero de sal.

-Una cucharadita de azúcar.

-Una de aceite.

-300 gramos de harina de trigo.

-Un poquitín de pimienta negra.



-Cucharadita de pimentón dulce o picante.

-2 huevos (no hagáis chistes).

-Aceite de oliva.

Lo primero que tenemos que hacer es cortar las pechugas de pollo a la medida que prefiramos. Desde aquí recomendamos hacerlo en forma de tiritas. Es más fácil de freír sin que queden crudas por dentro y, si nuestro objetivo es hacer un plato para ‘picar’, será más fácil de repartir (que con la crisis, hay que escatimar un poco).

Harry Potter Eating GIF - Find & Share on GIPHY

Una vez tengamos toda la pechuga cortada en tiras, el siguiente paso será colocarlas en un recipiente donde se empezará a obrar ‘la magia’. Ahí les añadiremos la cucharadita de pimienta negra, la de sal, una cucharadita de azúcar y un poco del aceite de oliva y mezclaremos todo como si le estuviésemos haciéndole un masaje al cadáver de un pollo.

Lo siguiente es, en un bol seco, depositar la harina y mezclarla junto con la pimienta negra, el pimentón picante o dulce y una cucharadita de sal. Lo mezclamos todo bien con una cuchara. Este es el ingrediente secreto. El elixir polvoriento que guarda la clave del éxito de esta receta.

Cup GIF - Find & Share on GIPHY

En el mismo recipiente debemos romper los dos huevos (seguimos pidiendo evitar cualquier tipo de chiste al respecto, por favor). Lo batimos bien todo y le añadimos un poco de agua mineral para que nos quede una pasta ligeramente espesa. Ya estamos llegando al momento crucial. Ataos los cinturones que vienen curvas (y aceite).

Egg GIF by Chris Timmons - Find & Share on GIPHY

Ahora toca poner harina con un poco de sal y algo más de pimentón dulce o picante en otro bol y dejarlo a un lado. El siguiente paso es sumergir, una a una, las tiras de pollo en esta mezcla de harina.

A continuación, pasaremos la pieza blanquecina por la otra mezcla de huevo y harina; sin escatimar. Que vuele la harina, como si de una reunión de Ciudadanos se tratase… pero ¡esperad! Tendréis que hacer este mismo proceso de una forma muy específica: harina+mezcla de huevo+harina.

¿Qué se consigue con esto? Pues algo muy simple (y complicado a la vez): que nos queden grumos de harina. Esas ‘bolitas crujientes’ que hacen del empanado de KFC algo tan particular y difícil de conseguir. Ni cereales ni leches; TRES rebozados consecutivos.



Ponemos abundante aceite a 180 grados y metemos las piezas a freír hasta que estén bien doradas… esto son, más o menos, unos cinco minutos de cocción. Debes ir vigilando que no se quemen, ya que el empanado es bastante grueso y podría quedar muy duro y seco. En el punto medio está la gracia.

Fried Chicken GIF by MacArthur Foundation - Find & Share on GIPHY

El resultado es impresionante. Tanto la textura como el sabor son de 10. Evidentemente, no son idénticos a los del famoso restaurante de pollo frito. Aquí hay varios factores que influyen y uno de ellos es el tipo de freidoras. KFC fríe sus comidas con freidoras a presión industriales… echadles un vistazo por Internet para que veáis cuánto valen.

Eso sí: estas delicias de pollo son muchísimo más sanas y, con casi total seguridad, más ricas que las originales. ¡Tenéis que probarlas!

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta receta? Dejadnos en los comentarios vuestra experiencia si decidís intentarlo.

Si os ha gustado este artículo, más abajo os dejamos otros que, con casi total seguridad, os resultarán igual de interesantes.