Esta no es la primera vez (y seguramente no sea la última) que hablamos de los retos de Internet y sobre cómo, algunos, son realmente peligrosos para aquellos que los practican. Hasta el día de hoy hemos visto todo tipo de modas y os hemos enseñado algunas tan absurdas que parece mentira que realmente hayan conseguido animar a tantas personas a lo largo y ancho del globo para llevarlas a cabo.

Por ello, cada vez que sale uno nuevo, nos apresuramos a informaros, no para que lo llevéis a cabo, sino justo lo contrario, para que veáis las consecuencias reales que podrían haber derivarse de estos retos en vez de comprobarlas, como en este caso, en vuestra propia carne.

Si hablamos de pruebas o desafíos saludables no hay ningún problema. Si alguien quiere intentar ponerse como un toro en 3 meses o leer un libro cada semana no recibirá más que halagos y apoyo por parte de la mayoría de la comunidad. Pero si lo que fomenta es la estupidez humana y el masoquismo, lo mejor que podemos hacer es pararlo a tiempo y antes de que se produzca una desgracia como la siguiente.

El nuevo “juego” macabro del que estamos hablando es conocido como el reto del desodorante. Pero, ¿en qué consiste?

Para participar lo único que uno debe hacer es rociarse con un desodorante de aerosol, en una misma zona, durante tanto tiempo como sea posible. Esto es algo que resulta ser incluso más doloroso de lo que ya parece y muchas personas han subido imágenes en redes sociales que muestran las consecuencias que deja.

Recientemente, una madre subió un vídeo viral en Facebook donde mostraba a otros padres las quemaduras que había sufrido su hija de solo diez años.



“Le pido a cualquier padre o madre que, por favor, se siente con sus hijos y le enseñe lo que le ha sucedido a mi pequeña por imitar este reto estúpido”.

Esta madre británica, llamada Jamie Prescott, tuvo que llevar a su hija al hospital después que esta se quemase con un desodorante. Las imágenes que nos muestra son de tres semanas después del “accidente”, tan grave es que es muy posible que la jovencita necesite un injerto de piel.

Aunque esto pueda parecer una nueva moda, lo cierto es que la gente lleva jugando con los desodorantes de forma inapropiada desde hace mucho tiempo. Algunxs de vosotrxs seguramente habéis improvisado un lanzallamas con un mechero y un aerosol o puede que hayáis asfixiado una mosca a base de spray, ambas cosas bastante estúpidas, aunque ninguna de las dos supone, necesariamente, que uno deba autolesionarse.

Obviamente, una opción sencilla para los padres más preocupados pasa por dejar de comprar aerosoles y usar desodorante de barra o roll-on. Además, de esta forma también ayudaremos, en cierta medida, al medio-ambiente ya que los sprays de este tipo contribuyen a hacer que el agujero de la capa de ozono cada vez sea más grande.

Pero lo más importante no se reduce a alejar los peligros de nuestros hijos, ya que esto puede terminar en catástrofe tarde o temprano.

Esperamos que ninguno de nuestros lectores sea susceptible a practicar retos de este estilo ya que no nos gustaría que murieseis de una forma tan patética como haciendo cualquiera de las cosas de las que hablábamos antes.

¿Qué os ha parecido esta noticia? ¿Soléis hacer retos como estos? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

Si queréis seguir leyendo otras noticias tan interesantes como esta (o más) os animamos a que lo hagáis mediante los enlaces que os hemos dejado más abajo.

Fuentes: time, womenshealthmag