La mayoría de adolescentes necesitan trabajar en verano o visitar mucho a su abuela para poder comprarse sus caprichos y pagar sus fines de semana etílicos. En esta etapa es donde, la mayoría de nosotros hemos aprendido a gestionar nuestro dinero de forma responsable.

Pero este no es el caso de Nicolette, una chica que, según ella, sufre cada mes para llegar al día treinta. Lo cual nos cuadraría con lo que sufre cualquier otro joven, pero el hecho de que reciba una mensualidad de 1000 dólares por parte de sus padres, cambia un poco las cosas.

De hecho, Nicolette cree que es tan indignante e injusto que su madre no le dé más dinero, que ha contactado con el Doctor Phil (un médico que, en Estados Unidos, tiene su propio programa) para explicarle su problema.

La joven vive como una estrella de Hollywood. Su madre, Nina, se lo paga todo: el gimnasio, el entrenador personal, los salones de belleza, su comida orgánica, etc. Y es que ella misma reconoce que ha malcriado a su hija que se ha terminado convirtiendo en el prototipo de chica pija de Beverly Hills.

Pese a requerir más dinero, Nicolette no está interesada en gestionarlo, en vez de escoger en qué gastárselo y en qué no, prefiere ir viviendo el día a día sin pensar de donde salen los billetes con los que se compra ropa de diseño.



Un claro ejemplo de su “inconformismo” es el coche que ha pedido para su aniversario (cumplirá 16) ya que no es nada más y nada menos que un Mercedes Benz G-Wagon porque, como cabe esperar, Nicolette es una fanática de los coches de lujo.

Otro de los problemas que sufre la madre de la adolescente es el hecho de que use su tarjeta de crédito como si fuese un genio que concede deseos. Cada dos por tres llegan facturas de hasta 10.000 dólares que no consiguen avergonzar a la joven.

“Sé que soy una malcriada, pero disfruto de este estilo de vida. Puede que la gente me odie, pero en realidad desearían ser como yo”.

En principio, podría parecer que esto tiene una solución muy sencilla, su madre puede quitarle las tarjetas y dejar de darle dinero. Pero Nina nos explica que se siente culpable porque casi nunca puede verla debido a su trabajo y a que es una madre soltera.

Lo más sorprendente es la frialdad con la que Nicolette le explica al Dr. Phil que, cuando su madre no le da dinero, su vida se convierte en un infiero y que, pese a saber que su comportamiento no es del todo correcto, no tiene pensado cambiar.

Viendo todo esto, el doctor decidió dar su opinión, sin cortarse un pelo (pocos le quedan)  sobre esta relación tan tóxica para ambas.

“No tiene sentido. Te sientes culpable por no estar ahí y le pagas y compras bienes materiales consiguiendo que sienta que, sin ellos, es una persona sin valor. Lo único que consigues es sentirte mejor tu misma porque, precisamente, haces de madre desde la culpa”.

Lo más alucinante es que la mensualidad de 1.000 dólares es una reducción del sueldo anterior de Nicolette, que antes recibía 5.000.

“Me siento como una campesina. No puedo vivir así. Voy siempre justa de dinero y creo que, al menos, mi madre me debería dar 2.500 dólares al mes para cubrir mis gastos más básicos como la ropa o los zapatos, pero no me entiende”.

Por su bien, esperamos que Nicolette cambie de actitud porque no será capaz de afrontar la vida el día en que falte su madre.

¿Qué piensas de esta chica? ¿Te sorprende su estilo de vida?

Si te ha llamado la atención esta chica y quieres sorprenderte más con otros personajes de este tipo, podéis seguir leyendo otros artículos tan interesantes o más a continuación.