Todxs somos guapos, hermosos, únicos como copitos de nieve viajando por el aire hasta deshacernos en el suelo. Pero ¿Es realmente verdad? Seguro que habréis conocido personas poco agraciadas físicamente y obviamente no les habréis dicho nada al respecto.

Puede que muchas personas pensasen eso de Ilka Bruhl, una chica que nació con un trastorno genético muy raro llamado displasia ectodérmica que hace que piel, pelo, dientes y glándulas sudoríparas puedan tener malformaciones. Existen muchos tipos diferentes de displasias ectodérmicas. Cada tipo es causada por una mutación específica en algunos genes. Displasia significa desarrollo anormal de las células o de los tejidos.

En su caso, tenía la cara un poco hundida y sus fosas nasales no se habían formado correctamente. Además, tenía el conducto lagrimal dañado con lo cual el ojo derecho siempre lo tiene húmedo y a menudo se le escapan lágrimas por ese lado.

De pequeña le costó hacer amigos por el impacto que causaba en la gente. Así que la pobre sufrió bullying constante, se sometió a diez operaciones y vivió con vergüenza y miedo durante gran parte de su vida.

Pero cuando creció terminó demostrando que, efectivamente, la belleza está en el interior. Eso no significa que todo el mundo sea atractivo, sino que siempre que estés segurx de ti mismx podrás vivir la vida como tú quieras y sentir que vales la pena, que eres alguien hermoso.

De hecho, a día de hoy Ilka es una joven mujer llena de orgullo que ha conseguido inspirar a muchxs de sus seguidorxs en Instagram (@ilkabruehl) y que ha servido como faro para muchas personas perdidas en un mar de desprecios, insultos y discriminación. Todo empezó en 2014 con su primera sesión de fotos.

“Cuando me dirigía al lugar estuve muchas veces a punto de dar marcha atrás. Estaba realmente asustada y creía que se iba a reír de mi nada más verme, así que me costó mucho llegar hasta la puerta y picar al timbre”.





“Estar delante la cámara me ha enseñado que cada defecto es una parte de ti. Y que no pasa nada. Simplemente tienes que, por contraproducente que parezca, aprovecharlo al máximo. Abrazar mis particularidades a través del mundo de la moda y los posados ha sido una especie de autoterapia”.

Dos años después de empezar a posar, la vida la ha empezado a recompensar con un ejército de seguidores y admiradores de su belleza, su empeño y su actitud.

“He tenido tantos comentarios positivos y de apoyo que ahora mismo tengo incluso más coraje del que hasta ahora me ha tocado demostrar. Cada vez me importa menos mostrarme tal y como soy, completamente pura e indiferente a la negatividad del mundo”.

Haciendo públicas sus fotos, pretende enviar un mensaje de tolerancia y autoaceptación al mundo ya que, según ella, nunca dejará de gritarle al mundo que todas las personas son hermosas.

Decir que alguien es “feo” es, de alguna forma, como decir que alguien pinta mal por salirse de la línea. Eso no significa que la gente desee tener la cara como un cuadro de Jackson Pollock, pero sí que apela a la tolerancia y al hecho de que nuestras diferencias son, precisamente, aquello que nos hace especiales.

Así que respondiendo a la primera pregunta ¿Es realmente verdad que todos somos hermosos y únicos? Pues sí. Nosotrxs escogemos lo que es bello y normalmente nos guiamos por aquello que culturalmente nos han enseñado apreciar. Pero si hacemos un esfuerzo podremos combatir los prejuicios y encontrar belleza donde antes no veíamos nada.

¿Os ha parecido interesante el artículo? A continuación, os mostramos otros artículos de interés.

Fuentes: thisisinsider, boredpanda

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥