Los cuernos, engaños, infidelidades o como queráis llamarlo, son, a menudo, uno de los principales motivos por los cuales una pareja rompe. Normalmente, cuando una de las dos personas comete una infidelidad suele desembocar en una ruptura o, en el mejor de los casos, en un proceso doloroso en el que los dos deben recuperar la confianza y respeto que se tenían. En cualquier caso, no es tarea fácil y seguramente quede como algo que marcará nuestra relación para siempre.

Lo que uno no se espera es que, en vez de hundirla, los cuernos salven una relación. Lo cual es parecido a arreglar un televisor a base de agua, puede que sea raro, pero para Michael y Renee supuso la solución a sus problemas matrimoniales, aunque su televisor sigue sin funcionar.

Michael explicaba en un programa americano cómo había engañado a su mujer, todo mientras ella estaba sentada a su lado como quién espera el bus, solo le faltaba una bolsa de pipas. El hombre comenzó a narrar su crónica de unos cuernos anunciados.

“Estaba de escapada de fin de semana con los amigos, mientras Renee estaba embarazada de nuestro tercer hijo. Todos mirábamos a las chicas bailar en la pista y, tras la insistencia de mis compañeros, decidí acercarme y bailar con ellas”.

Aunque más de uno y una ha sufrido la ira de su pareja por, simplemente, bailar con otra persona, la verdad es que llegados a este punto Michael aún estaba en territorio seguro. Pero luego soltó la bomba.

“Me llevé a una chica a la playa. La mañana siguiente encontré con mis amigos y cuando vieron que tenía el pelo lleno de arena empezaron a celebrarlo y a decir que era un héroe”.

joey tribbiani sand GIF

No sabemos en qué diccionario pone que poner los cuernos es sinónimo de salvar vidas. Basándonos en eso, Superman disfruta de sus amantes en todas las partes del universo y Lois Lane tiene supercuernos. Pero Michael demostró que todo lo que tuvo de galán, no lo tenía de ninja. Así que su mujer tardó nada y menos en pillarle.



“Cuando llegué a cada esa noche me preguntó si me lo había pasado bien, yo dije que sí e intenté pasar del tema, pero ella dijo que todas sus amigas de Netball (un deporte más raro que un pez con piernas) estaban ahí y que lo sabía todo”.

Michael confesó y, a partir de aquí, la relación que tenía con su mujer cambió por completo. Y para bien.

Al principio, el hecho de que el marido no supiese tener al gusanito bajo control hizo que la depresión que sufría Renee empeorase, pero decidieron que, tras veinte años juntos, era el momento de hacer que su relación pasase a ser abierta. Y con abierta nos referimos a que ambos tenían permiso mutuo para hacer el amor con quien quisieran.

En nada, Renee conoció otro hombre con el que sintió una conexión especial y también pudo disfrutar de los beneficios de este tipo de relación. Y es que en la variedad está el gusto.

“Al principio pensaba que esto era algo para Michael, pero ahora entiendo lo reparador que ha sido este cambio para nosotros”, dijo Renee.

Actualmente, los dos tienen total libertad al mismo tiempo que han fortalecido su vínculo. Esto no significa que todo el mundo deba mantener este tipo de relación para ser felices, pero creer que el amor eterno dentro de la monogamia es la única forma de sentirnos satisfechos es un error que puede ser, precisamente, aquello que nos impide encontrar la forma de disfrutar de nuestras relaciones personales.

Si os ha sorprendido este post, ¡no os perdáis otros artículos curiosos a continuación!

Fuentes: pretty52, dailymail