El amor consigue que hagamos auténticas locuras y que nos creamos capaces de lograr lo imposible, lo que no se suele decir es que el desamor puede crear ese mismo efecto o incluso mayor y, en ocasiones, hacer que nos queramos a nosotrxs mismxs mucho más que cuando teníamos pareja.

Sino que se lo digan a Shanai Martin, una chica galesa de diecinueve años que ha demostrado que depende de nosotrxs cómo gestionamos las situaciones y problemas que nos plantea la vida. Debemos afrontarlos con positivismo para que nos hagan más fuertes. Y, como sucede en este caso, lo que en un principio es algo trágico, como una ruptura, puede terminar siendo algo que mejore nuestra vida y la haga más liviana.

Shanai estuvo en una relación a lo largo de tres años, pero descubrió que su novio la estaba engañando saliendo con otra chica de Cardiff. Esto le rompió el corazón y la dejó destrozada, pero tras caerse consiguió levantarse y recuperarse en todos los sentidos posibles.

Aprovechó que, debido al malestar causado por la ruptura, había estado comiendo menos y lo combinó con algo de deporte y actividad física. De esa forma logró que, en un período de solo nueve meses, su cambio mental se tradujese en un cambio físico.

La joven decidió sustituir sus grasas corporales por confianza y logró adelgazar mucho haciendo que, no solo adelgazase, sino que sus músculos y su piel lucieran mucho mejor y firmes.

“Cuando descubrí que me estaba engañando, decidí hacer un viaje que había planeado con él, pero con unas amigas. Eso me ayudó a recuperarme ,ya que esta ruptura podría haberme afectado muy seriamente a nivel mental, sobre todo con lo inestable que era tras el suicidio de mi padre. Pero en vez de desmoronarme empecé a ser más activa y a partir de aquí todo fue muy fácil. Ahora ya me siento mucho mejor y tengo a mi lado a una persona que me quiere y me respeta”.

Obviamente, aunque Shanai aprendió a valorarse mucho más sin necesitar a un hombre (o mujer), no le costó mucho conseguir una nueva pareja que la supiese querer como ella se merece y merecía.



Muchxs de nosotrxs nos presentaríamos frente a la casa de nuestrx ex vestidos con nuestra mejor gala y acompañados de un hombre parecido a Thor o una mujer como la Viuda Negra, pero la protagonista de esta historia resultó ser mucho más madura que eso y, en vez de eso, dijo que no le tiene ningún rencor.

“Cuando pesaba más, tenía cero confianza y, aunque mi vida no es un camino de rosas, hoy en día me siento mucho mejor y, sobre todo, mucho más sana. Me gustaría poder decir a otras chicas que, pese a que sientan que una ruptura es el fin del mundo, deben mantener la cabeza en alto y saber que el dolor es temporal ya que tarde o temprano estarás sonriendo mientras miras hacia atrás.”

¿Te ha parecido interesante el artículo? A continuación, os mostramos otros artículos de interés.

Fuentes: unilad, rvcj