Estamos viviendo un momento bastante complejo en lo que a las redes sociales se refiere. Tenemos una herramienta potentísima en nuestras manos y no sabemos muy bien cómo utilizarla todavía. Se trata de una tecnología sin precedentes en la historia de la humanidad que se puede utilizar tanto para ‘el bien’… como para ‘el mal’. Tema aparte son todas las polémicas que ha habido en estos medios por temas como los de la libertad de expresión, pero eso es algo que tocaremos en otro momento.

Endless Animation GIF by Guy Trefler - Find & Share on GIPHY

Así pues, personas con muchos seguidores y mucha repercusión en sus redes sociales, tienen un cierto ‘poder’ que, como veremos hoy, en muchos casos no se utiliza de la mejor forma posible. Se trata de una noticia que ha dado la vuelta al mundo en estos últimos días y que ha reabierto el debate: ¿dónde está el límite?

Todo surgió a raíz de una ‘mala experiencia’ vivida por Adelf Morales, encargado del restaurante Topik, en Barcelona. Hace unos días publicó en su cuenta de Instagram una conversación en la que podía verse cómo una ‘influencer’ pedía comer gratis a cambio de mencionar a su restaurante, cosa que ‘ofendió’ al hostelero.

Su intención era denunciar una situación que, según él, es cada vez más habitual y que tiene pinta de ir a peor cada vez. Todo comenzó cuando una ‘influencer’ suiza de 27 años que le escribió pidiéndole ‘comer gratis o un descuento a ella y a todos sus amigos’.

«Hola, me llamo Leila. Tengo 27 años y vivo en Suiza. He estado muy activa como influencer desde este año. Estoy de viaje como influencer y después subiré todas las fotos a mi perfil. ¿Tenéis alguna oferta de comida o bebida gratis o algún descuento? Suelo a viajar con amigos, y me gusta tener ofertas para todos ellos».

“Niños de 27 años pidiendo si les regalas comida o les haces descuento en tu negocio, se denominan ‘influencers’, de nuestra casa viven 7 familias, pídele dinero a tu padre”, comentaba enfurecido el cocinero acompañando a su publicación.



“Cada semana tenemos 3 o 4 personas que quieren venir a comer gratis para hablar de nuestro restaurante”, explicaba Morales, “esto hace daño a nuestro sector”. Pero insiste en que este caso es especialmente grave, ya que no solo pedía comida para ella, sino también para todos sus amigos.

Instagram GIF - Find & Share on GIPHY

“Pensé que me estaba tomando el pelo, y lo peor es que este mismo mensaje ha llegado a otros restaurantes de Barcelona. Hacía copia y pega, sin reparar en originalidad”, comentaba ofendido el chef.

Morales quiere destacar la importancia de denunciar este tipo de situaciones “al igual que hay caraduras, también hay instagramers profesionales que pagan su cuenta”. “Yo nunca me he presentado en Robuchon, Alain Ducasse o en El Bulli pidiendo comer gratis”, afirmaba, “es el mismo discurso de TripAdvisor: o me invitas a cenar o te pongo una crítica. Vivimos en la era del hombre anuncio”.

Instagram GIF - Find & Share on GIPHY

La reacción de la gente en las redes sociales ha sido muy positiva y la mayoría de seguidores se ha volcado a apoyar la iniciativa de Morales para reivindicar una situación que, a largo plazo,  podría ser perjudicial para la mayoría de establecimientos.

A vosotrxs, ¿qué o ha parecido este caso? ¿Estáis de acuerdo con Morales o pensáis que ha exagerado? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

A bueno, y si os ha gustado esta publicación, más abajo tenéis más eh, que aquí la diversión no se acaba nunca. Nuestro trabajo es haceros reír y convertir vuestro mundo de tinieblas en un lugar de luz; queremos hacer de vosotros unos seres de luz. 

Fuentes: La Vanguardia, AS.