El mítico Stephen Hawking falleció hace unas dos semanas y nos dejó a todxs en ascuas. Si había alguien vivo capaz de descubrir los secretos del universo, este era el físico británico, pero, a priori, parece que nos dejará a dos velas, como tiene pinta que hará George R.R. Martin con Canción de hielo y fuego.

Hawking murió debido a la enfermedad neurogenerativa que le dejó en una silla de ruedas y teniendo que hablar y comunicarse mediante el ordenador que le daba esa voz tan característica. Cuando murió no solo nos abandonó una de las mejores mentes del mundo especializado en la expansión del universo y en los agujeros negros, sino uno de los cosmólogos más dedicados a la divulgación científica que hay en el mundo.

Suerte que, por lo visto, ha presentado una última teoría antes de morir que ha sido publicada este miércoles en la revista Journal Of High Energy Physics del Reino Unido.

En esta nos revela la teoría en la que había estado trabajando durante veinte años junto a su compañero Thomas Hertog. Esperábamos que fuese alguna especie de yincana para descubrir el origen del Universo, algo parecido a lo que se narra en el Código da Vinci, aunque a nivel cósmico. Pero simplemente se han limitado a explicar las bases de su teoría.

Esta plantea que, después del Big Bang, el Universo se creó como un vasto y complejo holograma, con lo cual es posible que existan otros universos similares al nuestro. Además, ofrecen ciertas pautas matemáticas para probar la existencia de estos posibles universos paralelos.

Hawking ya había estado trabajando en la posibilidad de esos multiversos o infinitos universos, muy diferentes al nuestro. Pero durante los ochenta, Hawking dijo que no hay manera de predecir en qué Universo estamos porque cada uno de ellos podría tener una leyes físicas distintas.

Sin embargo, de la mano de Hertog ha matizado su teoría indicando que los universos comparten las mismas leyes y que, aunque es muy posible que no estemos reducidos a un único Universo, es muy posible que este multiverso no sea tan grande, variado y distinto como se pensaba en un principio.

Hay que tener en cuenta que, aunque Hawking nos dejó, su compañero Hertog sigue vivo para hacer las aclaraciones necesarias al respecto.  e hecho, comentó en una entrevista para la BBC que ni él ni Stephen estaban satisfechos con el concepto de que estamos dentro de una infinidad de universos impredecibles ya que la arbitrariedad jugaba un papel demasiado importante y eso no satisfacía a los científicos.

Todo esto es un poco confuso, pero los cálculos usados para reforzar su planteamiento pertenecen a una rama de la física que, seguramente, los más fans de la serie Big Bang Theory conozcáis. La teoría de cuerdas.

Esta defiende que las partículas materiales, en apariencia puntuales, son en realidad «estados vibracionales» de un objeto extendido más básico llamado «cuerda». (Efectivamente, nuestro cerebro ha explotado con esta explicación, pero confiamos en que vosotrxs seáis más listos y sepáis perfectamente de lo que estamos hablando).

La teoría Hawking-Hertog, de momento, simplemente es un modelo más para concebir mentalmente el Universo. Un modelo que permite hacer predicciones que podrían observarse y, por lo tanto, ser comprobadas, pero de momento no hay pruebas concluyentes al respecto.

Hawking y Hertog defienden que su modelo del universo tiene la ventaja, en comparación con otros modelos, de que permite hacer predicciones sobre fenómenos que se podrían llegar a observar. Por lo tanto, se podría comprobar experimentalmente si es válido o erróneo.

Pero el resumen general, para catetxs como nosotrxs, es que Hawking y Hertog nos dicen el cosmos es grande, muy grande, inimaginablemente enorme y que, además hay varios universos. Pero que tampoco exageremos, que más ancha es Castilla.

blow your mind wow GIF by Product Hunt

¿Os ha parecido interesante el artículo? A continuación, os mostramos otros artículos de interés.

Fuentes: publico, lavanguardia