Una de las claves del éxito de la edición de Operación Triunfo de este año ha sido, sin duda, la complicidad y apoyo que han proporcionado las redes sociales. Que la gente se vuelque con tu proyecto es algo muy necesario actualmente, ya que los más jóvenes son los que escogen qué triunfa y qué no, puesto que la televisión no decide sus contenidos en base, únicamente, a las audiencias.

Pero esta atención pública por parte de las redes no tiene solo aspectos positivos, sino que la acompañan ciertas contraindicaciones como el hecho de que cualquier cosa que hagas es susceptible de ser criticada.

La finalista de la edición de 2017, Aitana Ocaña, ha sufrido en sus propias carnes lo que eso supone al publicar una imagen suya en bikini. La cantante estuvo hace unos días en Los Ángeles grabando su primer álbum como solista tras el éxito de su tema Lo Malo junto a su compañera Ana “War”.

En la imagen aparecía ella disfrutando de las playas de California y, obviamente, había muchos comentarios positivos sobre su belleza, actitud, etc. Pero también aparecieron muchos otros que la criticaron por, según ellos, fomentar la delgadez e incluso hubo gente que relacionó esta foto con promover la anorexia y otros trastornos alimenticios. Y eso que, lxs que seguimos el veinticuatro horas, vimos que la catalana comía como una lima.

Pero hay que tomarse las opiniones de las redes con cierto estoicismo porque las habrá sí o sí. Si consideran que pesas demasiado te dirán que deberías cuidarte más y ser una persona más saludable y si, según los haters, estás demasiado delgada, no dudarán ni un segundo en hablar de trastornos alimenticios y enfermedades parecidas sin valorar si lo que están diciendo son solo sandeces.

Para muchxs de nosotrxs eso parece obvio, pero para Aitana, una joven de dieciocho años, ha sido un poco más difícil de digerir. Ella simplemente ha subido una foto suya en la playa y la gente la ha tachado de mala persona, con lo cual entendemos que se pueda sentir confusa, frustrada e, incluso, molesta.

Este alud de críticas hizo que Aitana borrase la imagen de su perfil de Instagram donde le queda nada para llegar al millón de seguidores. Allí explicó el motivo por el que la eliminó.

“Holi! Borré el post por el simple hecho de que vi algunos directs que me dolieron mucho! Tocando temas que a mí me duelen mucho. Ha sido el momento supongo. ¡Gracias por todos los comentarios bonitos que han sido muchos más!».



Es decir, no la borró porque ella no la consideraba correcta sino por los comentarios bochornosos que se acumulaban en su perfil. Por suerte para ella y su autoestima, su comunidad de fans la apoyó con el hashtag #contigoAitana.

Sus compañeros de programa también han querido mostrarle su apoyo. Especialmente divertida y atrevida fue la publicación que hizo Cepeda en Twitter donde aparecía cubierto con una manta y con un cuarto de culo al aire.

Todo este cariño mostrado por sus fans, amigos y conocidos ha hecho que, finalmente, haya optado por volver a subir la fotografía y obviar toda esa negatividad, centrándose solo en lo bueno (y no en lo malo, pa’ fuera lo malo) tal y como aparece escrito en el texto que sigue a la publicación.

¿Qué piensas de lo sucedido? ¿Qué habrías hecho en su lugar?

¿Te ha parecido interesante el artículo? A continuación, os mostramos otros artículos de interés.

Fuentes: elperiodico, huffingtonpost