Un bebé en camino suele ser una gran noticia, sobre todo si lleváis intentando tener uno desde hace varis años. La emoción y los sentimientos a flor de piel hacen que la espera de nueve meses sea mucho más intensa que cualquier cola de pescadería. Precisamente por eso, suelen realizarse actividades ceremoniosas relacionadas con el nacimiento del bebé como, por ejemplo, la compra de una cuna, pintar su habitación y, no menos importante, hacer una sesión de fotos de maternidad.

Sin embargo, hay un hombre, Chris Urena, que ha hecho un pequeño cambio en el status quo debido a que su mujer no quería hacer dichas sesiones de fotos. Así que Chris aprovechó que es un hombre voluminoso para intentarlo él mismo.

“Es divertido como llegué a tener esa idea. Yo soy un fotógrafo e intento hacer tantas fotos como puedo, pero a mi mujer no le gusta demasiado que le hagan retratos con lo cual, cuando mencione hacer una sesión de fotos de su embarazo, ella dijo que no quería y, tras insistir mucho, yo y mis amigos fotógrafos decidimos que lo haríamos solo conmigo”.

Chris cuenta lo bien que se lo pasaron haciendo las fotos y que muchos no podían parar de reír mientras las hacíamos.

“Primero lo hice por mi mujer y por mi bebé, pero sobre todo me ha servido para canalizar todo el estrés y la emoción que te acompañan al tener un niño”.

Parece ser que este tipo de fotografías de embarazo masculinas se están popularizando. Y a nosotrxs nos encanta, sobre todo cuando son tan divertidos como este.

Este modelo al más puro estilo Reina de las Nieves siempre queda elegante, sobre todo si dejamos al aire ese bonito hombro peludo.

Aquí podéis comprobar el alcance completo de este look que nos recuerda al modelito de invierno de Daenerys

Esa bonita caída de ojos con la melena reposando es como para echarse a llorar de la emoción.

Es especialmente divertido cuando se coge la barriga con las manos como si hubiese algo dentro que no fuesen huevos fritos y pasta boloñesa.

Nos negamos a pensar que no tenía unos calzoncillos mejores para hacer la sesión de fotos. No es que estos con tiburones no sean chulos, pero puede que algo más sobrio, como unos slips de un solo color, hubiese quedado mejor.

También nos encanta ver como se cubre gentilmente los pechos como si realmente fueran a ser los encargados de amamantar al pequeño (esperamos que no sea así).

Esta fotografía es la que menos concordancia tiene con el resto, pero imaginamos que Chris no se pudo resistir a marcarse un Hitchcock en cueros.

No sabemos si está hecho aposta o no, pero parece que Chris está haciendo el símbolo Illuminati formando un triángulo con las manos y el ombligo haciendo de ojo en medio.

Como veis, nos informa de que el once de junio de este año sale de cuentas. Y la verdad es que, por algún motivo, se le notan los siete meses.

Esto puede que sea un bonito momento en que ríe feliz recordando que su mujer está embarazada, pero también es posible que simplemente se esté descojonando porque le están enseñando algunas de las fotos que le han hecho.

Esta foto podría titularse «a punto de parir» o, mejor incluso, «corte de digestión». Esperamos que se decante más hacia la primera opción porque un mal retortijón sobre esta alfombra blanca de piel puede terminar en una tragedia digna de ser un cuadro de Jackson Pollock.

¿Te ha parecido interesante el artículo? A continuación, os mostramos otros artículos de interés.