Si eres demasiado joven, quizás no te suene el nombre del protagonista de nuestra historia de hoy. Pero si ya rondas los 20-30 años, lo más probable es que tu infancia estuviese marcada por un erizo gigante y de color rosa que iba por ahí desnudo jugando con los niños. Así es: estamos hablando de Espinete, el mítico muñeco viviente de Barrio Sésamo en su versión española.

Podríamos explicar mil anécdotas positivas alrededor de este simpático bicho, pero si hoy os hablamos de él es a raíz de conocer una triste noticia: según informaba la Policía Nacional, tanto el disfraz de Espinete como otras prendas de programas míticos de TVE fueron substraídos la pasada semana de los almacenes en los que, en teoría, estaban a buen recaudo.

El 4 de abril de este mismo año Espinete cumplía, nada más y nada menos, que 35 años desde su primera aparición en televisión. Barrio Sésamo se estrenó en los Estados Unidos a finales de los años sesenta y, el éxito fue tal, que su formato no tardó en trasladarse al resto del mundo.

Aquí se estrenó en el año 1979 a través de TVE y, para sorpresa de la productora, el formato no tuvo demasiado éxito y la Gallina Caponata, quien por aquel entonces era la protagonista indiscutible, no había calado entre los más pequeños de casa.

Para enmendar este error, TVE hizo una llamadita a Kermit Love, creador de la mayoría de los muñecos de la serie, para pedirle un diseño exclusivo en el que se viese representado un personaje más ‘español’.

Lo que hizo Kermit fue ‘un poco de vago’: derivó a TVE un diseño que había hecho para la versión israelí de la serie, el cual no había tenido demasiado éxito y se había descartado. Se trataba de un puercoespín rosa que representaba, en teoría, la fauna del estado judío (y que llevaba por nombre Kippi Ben Kipod).
Se le hicieron un par de retoques (básicamente, se le quitó la ropa), y se le cambió el nombre a Espinete. ¿Tuvo éxito? Decídnoslo vosotrxs mismxs: estuvo en la televisión española desde 1983 hasta 1988.

Chelo Vivares fue la encargada, a lo largo de cuatro largos años, de dar vida a este gran muñeco de 1,80 metros de altura. Su aspiración era poder trabajar en el mundo del espectáculo y, tras participar en Estudio 1 para TVE, alguien se percató de que podía dar el perfil exacto para vestir al puercoespín.

Dejando de lado toda esta alegría fruto de la nostalgia, la realidad es que, desde su desaparición hace unos días, la cosa no podría ser menos optimista. Según la propia dirección de TVE, el traje estaría «dado por perdido y el vestuario está contaminado e inutilizable».

Esto es una gran lástima y las redes sociales se han volcado por completo con esta búsqueda. La Policía Nacional ya está en medio de una investigación y han prometido que harán lo posible por encontrar al personaje cueste lo que cueste… ¿nos lo creemos?  La verdad es que nosotrxs, somos muy pesimistas y, a cada hora que pasamos sin nuestro amigo ‘medio-punky’, se nos rompe un poquito más el corazón.

Nosotrxs nos quedamos con descubrir que este simpático bichejo tuvo su origen en tierras más orientales. ¿A que es curioso?

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta noticia? Os esperabais que este bicho tuviese su origen en Israel? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

¿Os ha gustado este artículo? No os olvidéis de echar un vistazo a los demás que os dejaremos por aquí abajo. Son bastante buenos y están escritos con mucho cariño (sobre todo la segunda parte). Además de que es gratis… ¿qué más se puede pedir? Quizás que la poli recupere el traje de Espinete… pero seguro que se puede pedir poco más… allá vosotrxs…

Fuentes: La Vanguardia, Eldiario.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO