Hoy os venimos a hablar de uno de los personajes más surrealistas que hemos encontrado en los últimos meses. Se trata de un hombre que, a lo largo de 30 años, se ha realizado una serie de modificaciones en su cuerpo que van desde los injertos de llaveros electrónicos en las manos, hasta un par de cuernos en su cabeza. Puede sonar muy extraño (y, de hecho, lo es), pero os prometemos que es verdad… y ahora lo veréis.

Russ Foxx, natural de Vancouver, tiene más de 100 modificaciones diferentes por todo su cuerpo que lo definen, según sus propias palabras, como un ‘transhumano’ que evoluciona con la tecnología y el tiempo.

Este estilo de vida empezó cuando Russ tenía tan solo 5 años de edad y sus padres le pusieron pendientes. En ese momento quedó fascinado por completo con la posibilidad de ponerse cosas ‘externas’ como si fuesen parte de su propio cuerpo. Esta sería la semilla de lo que vendría después.

A los 18 años, Russ no había perdido para nada el tiempo y ya era un habitual de las salas de piercings. Tenía, alrededor de su cara, más de 50 piercings. Ahora tiene 36 años y su pasión por este mundo ha seguido en aumento hasta el punto de que, ahora, ésta es su profesión. Trabaja como ‘modificador corporal’ a tiempo completo y, por lo que se ve, le va bastante bien.

«Si hay algo que realmente me pertenezca; que realmente sea mío, es mi cuerpo. Yo veo las modificaciones como un arte y a mi cuerpo como un lienzo», explicaba Russ.

«A medida que me hacía más adulto, encontré que mis gustos derivaban a unas modificaciones que podríamos catalogar como ‘más funcionales’ y que mejorasen mis habilidades naturales. Un ejemplo de ello es el llavero eléctrico que tengo implantado en mi mano y que abre el garaje de mi casa».

Pero, la modificación que, sin ningún tipo de dudas es más característica de Russ son los dos cuernos de silicona que tiene injertados en la cabeza y que le dan ese aspecto tan, pero que tan ‘maligno’.





Russ no tiene límites en lo que a modificaciones se refiere y un ejemplo de ello son las ‘cicatrizaciones‘ que se hace. Este tipo de arte consiste en hacerse una pieza a base de cicatrices… y el resultado es de lo más ‘escalofriante’.

«El tema de las modificaciones es algo muy personal y que no es del gusto de todo el mundo. Yo no fuerzo a nadie a que le gusten mis modificaciones, pero animo a todo el mundo a que me pregunte lo que desee si le intriga».

«Lo único que sí pido es respeto. Si quieres preguntarle algo a una persona con modificaciones, intenta mantener siempre el mismo respeto y consideración que cuando le preguntes algo a otra persona ‘convencional’ en público».

Otro de los aspectos que más destacan de sus modificaciones son los tatuajes en forma de circuito que tiene dibujados por la mitad de su cuerpo y que reaccionan brillando a la luz negra, creando así un efecto similar al de la corriente eléctrica circulando como si de un chip gigante se tratase.

A vosotrxs, ¿qué os parecen este tipo de modificaciones? ¿Creéis que es algo ‘bonito’ o sois de lxs que piensan que solo es una forma de ‘estropear’ tu físico? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Y si, con todo esto, os ha gustado el artículo, acordaos que, más abajo, hay otros relacionados que os pueden interesar bastante… y es que, además, son super graciosos. Desde la humildad eh, pero son la hostia consagrada. Pura magia en forma de palabras. 

Fuentes: The Sun, Metro.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥