Otro joven se ha sumado a lista de artistas e iconos de una generación que nos han dejado antes de los treinta años. Entre ellos están James Dean, Kurt Cobain, Heath Ledger, Amy Winehouse y, ahora, Avicii. El DJ estaba enfermo y llevaba tiempo lejos del ojo público y de lo que más le gustaba, compartir su música con el resto del mundo. En un principio se pensó que esa enfermedad le había supuesto la muerte, pero hace tan solo unos días la familia emitió un comunicado en lo que todo apuntaría a un suicidio.

La última sesión que hizo Avicii fue precisamente en nuestro país, concretamente en Ibiza, en el año 2016. Ese año solo estuvo trabajando unos meses, pero pese a eso facturó un total de 12 millones de euros. Eso se debe a que, con solo 24 años, se colocó como el tercer DJ mejor pagado del mundo según la revista Forbes (ese año ganó 24 millones de euros), siguiendo la estela de dos colosos de la industria como Calvin Harris y David Guetta.

De momento, nadie conoce en cuanto estaba cifrado su patrimonio total en el momento de su muerte. Pero hace un tiempo, se valoraba que su fortuna sumaba un total de 70 millones así que se especula que podría haber llegado a los 90 millones.

Obviamente, nadie se lleva al otro lado lo ahorrado, con lo cual ese dinero será heredado por alguien. Alguien cuyo nombre (o nombres) aún no conocemos. La carrera profesional de Tim Bergling (su nombre real) empezó en el año 2008 y solo un año después ya estaba en la élite remezclando temas de Guetta o Tiësto, de hecho, muchos lo consideraban el futuro de la música pop electrónica.

Pero ¿Cómo puede alguien ganar tanto dinero en tan poco tiempo?

Para que os hagáis una idea, antes de su retirada en 2015 debido a sus excesos, Avicii cobraba unos 250.000 dólares por sesión. Pero tuvo que cancelar muchos bolos por sus problemas de adicción, sobre todo con el alcohol, algo sabido por todo el mundo ya que el mismo lo explicó en un documental sobre su vida llamado True Stories, hecho por Netflix.

Estas adicciones fueron una causa importante de la pancreatitis que forzaron su desaparición de escenarios y clubes, de hecho, en 2014 tuvieron que extirparle la vesícula biliar y el apéndice.

¿Te ha parecido interesante el artículo? A continuación, os mostramos otros artículos de interés.

Fuente: elpais, abc