La historia que os traemos hoy es una de esas que nos generan confusión e intriga a la vez. Muchxs pensaréis que tener una sola pareja ya es lo suficientemente complicado, ¿no? Pues los protagonistas de esta historia tienen algo que añadir al respecto y puede que estén un poco (bastante) en desacuerdo con vosotrxs.

Joey Triplett es un policía a media jornada que está casado con Crystal, su mujer desde hace muchos años. Un día, como quien no quiere la cosa, Crystal le dijo que se había enamorado de una chica más joven… y resulta que esto fue lo mejor que le pasó a la pareja en toda su vida.

Esto desencadenó una serie de acontecimientos que acabó con la pareja y la tercera chica metidos de lleno en lo que podría considerarse como una relación poliamorosa de lo más exitosa… un triplete en toda regla, vamos. Empecemos por el principio.

Joey, de 37 años y Crystal, de 35, se conocieron en el año 2001 y se casaron en 2004. Su hijo Jamison llegó cinco años más tarde y todos eran muy felices y comieron perdices y blabla.

Pero 12 años después del matrimonio, Crystal conoció a Jamie, que ahora tiene 23 años, y surgió un vínculo muy fuerte entre ellas dos que ninguna pudo resistir: «Jamie llegó a mi vida y nos convertimos en mejores amigas de inmediato», explicaba Crystal. «Venía aquí a nuestra casa todos los fines de semana, y cuando nos conocimos más, acabamos de desarrollar un sentimiento de romanticismo la una por la otra».

Joey añadía: «Cuando Crystal finalmente vino a mí y me dijo que tenía sentimientos por Jamie, ya lo sabía. Mucha gente piensa que Crystal y yo tuvimos una relación difícil y que por eso trajimos a alguien más a la relación,  pero ese no es el caso en absoluto».

«Ni siquiera sabíamos que había una palabra para esto, el poliamor no era algo de lo que hubiéramos escuchado o hablado nunca. Sabía que ella era bisexual cuando nos conocimos, y les di mi bendición por completo y no supuso ningún problema para formalizar nuestra relación».



«En ese momento, Jamie y yo habíamos desarrollado una muy buena amistad, nunca me había sentido amenazado o como que nos podría separar». A su vez, Jamie aseguró a Joey y Crystal que no quería romper a la bonita familia que habían formado.

En cuestión de meses, se mudó a la casa de la pareja en Cecil, Arkansas, como la novia de Crystal. Pero no pasó mucho tiempo antes de que los sentimientos comenzaran a desarrollarse entre Joey y Jamie.

«Pasamos mucho tiempo juntos, dos personas atractivas pasando el rato, fue inevitable», explicaba Joey. «Hablé con Crystal y le dije: ‘No estoy tratando de meterme entre vosotras dos, pero también estoy desarrollando sentimientos por Jamie'».

Crystal confesó que le resultó difícil aceptar la nueva atracción mutua de sus dos compañeros. Pero cuatro años después, el trío obsesionado con los automóviles vive y se ama juntos en lo que llaman una «tríada cerrada poliamorosa y poliformal», lo que significa que todos son fieles el uno con el otro, y afirman que no tienen planes de agregar a nadie más a su relación.